‘Ocean Size’ y ‘¡Ataque de pánico!’, sesión doble de cortos de ciencia ficción

‘Oceansize’ es un corto en 3D realizado el año pasado por Romain Jouandeau, Adrien Chartie, Gilles Mazieres y Fabien Thareau, cuatro estudiantes de Supinfocom Arles. Su argumento no es nada del otro mundo (un descomunal monstruo abisal cuyo cuerpo parece estar formado por tentáculos de petróleo sale a la superficie para ponerle las cosas complicadas a los trabajadores de una plataforma petrolífera en mitad del océano) pero la animación en general y algunas secuencias en particular son de lo mejor.

En cuanto a ‘¡Ataque de pánico!’ del uruguayo Fede Alvarez (que encontraréis a continuación), destaca por haber atraído la atención de Sam Raimi (‘Spiderman’, ‘Arrástrame al infierno’, ‘El Ejército de las Tinieblas’), quien ha llegado a un acuerdo con Alvarez para desarrollar la idea del corto en forma de una película con un presupuesto de entre 30 y 40 millones de dólares.

¿Y cual es esa idea? Pues ni más ni menos que una invasión alienígena en toda regla de esas en las que on sobrevive ni el apuntador. Como en el caso anterior, la idea no es que sea la bomba precisamente, lo que no le resta mérito al esfuerzo de Alvarez, quien trabajó en el corto ocho horas diarias durante seis meses gastando tan solo 500 dólares en la producción. En vista del resultado, con esos 40 millones seguro que nos hace ‘Avatar’ en un segundo.

Vía | Io9 y Blog de cine

Etiquetas

Miguel Michán @miguelmichan

He visto más películas de ciencia ficción y terror de las que mis padres deberían haber permitido. He pasado noches en vela encarnando a un poderoso mago neutral malvado. He llorado con algún que otro juego de Square. Y hasta llegué a convertir mi pasión por el manganime y la cultura japonesa en una forma de ganarme la vida cuando, en Noviembre de 2000, creé Shirase, una revista especializada que dirigí durante tres años mientras colaboraba en las revistas Dokan y Minami. Así que sí, puede decirse que llevo con orgullo eso de ser un friki como la copa de un pino. ¡A mucha honra!

Compartir este Artículo en