Obama mezcla Star Wars con Star Trek, pero lo arregla [Frikada de la Semana]

Obama, con un sable láser de juguete

“Pon tu sable láser en posición de aturdir, Luke”. Una frase como esta es el equivalente pop de arañar una pizarra con las uñas. Y cuando el presidente de los Estados Unidos suelta una burrada de este calibre, los titulares están garantizados.

En una conferencia de prensa, Obama tuvo la “feliz” idea de hacer una referencia subcultural y… Bueno, la expresión técnica que mejor lo define es “la lió parda”: mezcló conceptos de Star Wars y Star Trek en una misma frase. “Jedi Mind Meld”, un remix con los mejores éxitos de los trucos mentales Jedi y la fusión mental vulcana.

Como es previsible, esto molestó a los Republicanos (a los que decía que no podía convencer usando este “Jedi Mind Meld”), a los fans de Star Wars y a los de Star Trek. Pero como ya demostraron en otra ocasión reciente, el equipo de Obama sabe de sobra cómo corregir el rumbo a su favor ante un despropósito como este.

Poco después de que empezaran las críticas, el Twitter y el Facebook de la Casa Blanca publicaban esto:

Estos no son los recortes que los americanos están buscando. Denegar los hechos sería ilógico.

Ambas frases sí son referencias correctas, y además usan la tipografía de cada saga. De esta forma, pasan de parecer unos “incultos” que no saben diferenciar Star Trek de Star Wars, a fans acérrimos que toman lo mejor de cada una.

De paso, crean una sección en la web de la Casa Blanca sobre su propuesta contra las peticiones de recortes de los republicanos bajo el lema “Jedi Mind meld”, de nuevo jugando con las tipografías para que quede más clara la distinción entre las obras de Lucas y de Roddemberry.

De nuevo, un buen ejémplo de cómo resolver con elegancia una catástrofe en redes sociales. O a crearla para llamar la atención, quién sabe.

En ZonaFandom | La Frikada de la Semana, El congreso estadounidense rechaza la petición de construir una Estrella de la Muerte

Etiquetas

Alkar @bidorto

Vivo en las afueras de Málaga. El tiempo que me deja libre mi trabajo como analista acústico me gusta dedicarlo a la subcultura. No recuerdo cuando empecé a leer cómics pero por casa, en Jerez, siempre hubo tomos de Asterix y grapas de Mortadelo. Lo que realmente me abrió a la cultura alternativa fue una partida de Star Wars d6. Al poco estaba en la reunión inaugural del Club Dragom, en Jerez. Gracias a este grupo montamos varias jornadas y pude probar de todo: MERP, Rolemaster, Ragnarok, Runequest, AD&D, La Llamada de Cthulhu, Cyberpunk, Vampiro, Lobo, Mago, Fanhunter, Shadowrun, Mutantes en la sombra, Magic, Battletech, Mechwarrior, Warhammer… hasta ¡Niños!, El Juego de Rol de los Niños de Goma. En esa época me volví irremediablemente Tolkiendili, y adicto a la literatura épica y fantástica. Poco antes de mudarme a Málaga me presentaron a Pratchett, y comenzó la caza de ejemplares descatalogados en ferias de ocasión. Increíblemente, encontré a una malagueña que, sin ser rolera, comparte muchos de mis gustos y hace chistes sobre la Patrulla X. Aceptó casarse conmigo, aunque no me dejó cortar la tarta con Nársil. “Mola, pero es un muy grande. Quizás un sable de luz…”

Compartir este Artículo en