‘Monopoly’ de Ridley Scott: posible (y lamentable) guión de la película

Monopoly City Streets Argh. El tema de hacer una película basada en el Monopoly pintaba mal, aunque al frente del proyecto estuviera Ridley Scott. El posible guión no hace más que confirmar estos malos augurios.

La fuente es uno de los productores de esta idea de olla, Frank Beddor. Este es, según él, el argumento definitivo sobre el que ya se está trabajando. Y será una comedia.

El protagonista será un entrañable pero poco exitoso neoyorquino, trabajador de, como no, una compañía inmobiliaria. Su increíble talento para jugar al Monopoly no le sirve para para destacar en su campo de negocio (¡obvio!).

Como se le da tan bien el juego, decide batir el record mundial de Monopoly: jugar durante 70 días sin perder, lo que hacen más de 1600 horas de juego. Para ello, trata de convencer a sus amigos para que le ayuden, pese a que estos consideran, en una demostración total de sentido común, que la idea del protagonista es una locura.

Pero mientras juegan, “como consecuencia de una serie de acontecimientos inexplicables relacionados con las cartas del Monopoly”, el protagonista se ve transportado a ‘Monopoly City’, una ciudad en un universo paralelo, repleta de los elementos del clásico juego de mesa. ¿He oído ‘Jumanji’ ahí al fondo?

Descubrirá que la vida allí es emocionante y divertida, y que el dinero de papel del juego es de curso legal en esta ciudad de fantasía, aunque no tardará en… agárrense… darse cuenta de que hay algo maligno que subyace en sus coloridas calles.

Para llorar. Bueno, no sé, a lo mejor termina siendo tan mala que hace gracia.

Vía | Tu Blog de Cine
En ZonaFandom | El extraño caso de las películas basadas en juegos de mesa, ‘Risk’, otro juego de mesa al cine

Etiquetas

Alkar @bidorto

Vivo en las afueras de Málaga. El tiempo que me deja libre mi trabajo como analista acústico me gusta dedicarlo a la subcultura. No recuerdo cuando empecé a leer cómics pero por casa, en Jerez, siempre hubo tomos de Asterix y grapas de Mortadelo. Lo que realmente me abrió a la cultura alternativa fue una partida de Star Wars d6. Al poco estaba en la reunión inaugural del Club Dragom, en Jerez. Gracias a este grupo montamos varias jornadas y pude probar de todo: MERP, Rolemaster, Ragnarok, Runequest, AD&D, La Llamada de Cthulhu, Cyberpunk, Vampiro, Lobo, Mago, Fanhunter, Shadowrun, Mutantes en la sombra, Magic, Battletech, Mechwarrior, Warhammer… hasta ¡Niños!, El Juego de Rol de los Niños de Goma. En esa época me volví irremediablemente Tolkiendili, y adicto a la literatura épica y fantástica. Poco antes de mudarme a Málaga me presentaron a Pratchett, y comenzó la caza de ejemplares descatalogados en ferias de ocasión. Increíblemente, encontré a una malagueña que, sin ser rolera, comparte muchos de mis gustos y hace chistes sobre la Patrulla X. Aceptó casarse conmigo, aunque no me dejó cortar la tarta con Nársil. “Mola, pero es un muy grande. Quizás un sable de luz…”

Compartir este Artículo en