Métodos expeditivos para resolver conflictos: Licencia de obras para la Estrella de la Muerte [Frikada de la Semana]

Presupuesto de Licencia de Obra para Estrella de la Muerte

¿Quién no se ha dado de bruces contra la administración alguna vez? Hace unos días he tenido que instalar un bolardo en mi puerta para demostrar que no era una entrada de vehículos, y evitar así pagar un vado (que no he pedido) y los atrasos por no haberlo pedido cuando construí la casa. Es normal ponerse tenso ante la idea de solicitar el formulario verde A22 en la Casa que Enloquece, tercer piso, ventanilla 12.

D. Mario López, vecino de Montijo, Badajoz, ha tenido que acudir a su ayuntamiento en numerosas ocasiones, y en casi todas con idéntico resultado: sensación de ser ignorado y ninguneado. Se acabó. Las buenas formas no han funcionado. Así que ha decidido probar métodos expeditivos. Pero como él aún cree en el sistema, ha solicitado presupuesto para Licencia de Obra Mayor (y tan Mayor) para la construcción de una estación orbital de destrucción masiva: La Estrella de la Muerte.

Pretende situarla en órbita sobre Montijo, con el fin de animar a la Corporación a que se tome en serio de una vez la reglamentación aplicable. Para ello, estima que la obra costaría unos 60 billones de euros entre el esqueleto de titano, el revestimiento de acero galvanizado, el armamento, la albañilería interior, la fontanería… La idea de Mario, si consigue financiación, servirá para generar una buena cantidad de empleos directos e indirectos en la región. Y para dominar el mundo, claro. Esta es la carta completa:

Presupuesto de Licencia de Obra para Estrella de la Muerte

Vía | Te Pasmas, que la encontró en Señoras que
En ZonaFandom | La Frikada de la Semana

Etiquetas

Alkar @bidorto

Vivo en las afueras de Málaga. El tiempo que me deja libre mi trabajo como analista acústico me gusta dedicarlo a la subcultura. No recuerdo cuando empecé a leer cómics pero por casa, en Jerez, siempre hubo tomos de Asterix y grapas de Mortadelo. Lo que realmente me abrió a la cultura alternativa fue una partida de Star Wars d6. Al poco estaba en la reunión inaugural del Club Dragom, en Jerez. Gracias a este grupo montamos varias jornadas y pude probar de todo: MERP, Rolemaster, Ragnarok, Runequest, AD&D, La Llamada de Cthulhu, Cyberpunk, Vampiro, Lobo, Mago, Fanhunter, Shadowrun, Mutantes en la sombra, Magic, Battletech, Mechwarrior, Warhammer… hasta ¡Niños!, El Juego de Rol de los Niños de Goma. En esa época me volví irremediablemente Tolkiendili, y adicto a la literatura épica y fantástica. Poco antes de mudarme a Málaga me presentaron a Pratchett, y comenzó la caza de ejemplares descatalogados en ferias de ocasión. Increíblemente, encontré a una malagueña que, sin ser rolera, comparte muchos de mis gustos y hace chistes sobre la Patrulla X. Aceptó casarse conmigo, aunque no me dejó cortar la tarta con Nársil. “Mola, pero es un muy grande. Quizás un sable de luz…”

Compartir este Artículo en