Maquetas voladoras del Helicarrier y del Hunter-Killer (y bonus de regalo) [Frikada de la Semana]

Hoy os traemos dos maquetas de aeromodelismo, desde Rusia con amor friki, fabricadas por un aficionado. Ambas son completamente funcionales. La primera es un cuatrimotor, el Helicarrier de ‘Los Vengadores’, fortaleza volante S.H.I.E.L.D.

La segunda gustará especialmente a los fans de la saga Terminator, el Hunter-Killer, que tiene un aspecto aún más realista que el Helicarrier.

El Helicarrier por su parte demuestra que es capaz de amerizar, y lo que es más complicado, despegar desde el agua. Se mantiene estable, aunque por el vídeo parece que no se puede hacer demasiadas florituras con él. Aún así, impresiona.

Pero el Hunter-Killer… vaya, es una preciosidad. Reluciente, con sus dos motores orientados hacia abajo, y sus ranuras de ventilación en el morro. Demuestra ser más ágil que el Helicarrier, y cuando su creador aparece junto a él nos podemos hacer una idea de lo grande que es.

¿Has llegado leyendo hasta aquí? Pues sin venir a cuento, ahí va otra frikada de regalo: no uno, sino dos Batman portarrollos de papel higiénico. ¿Por qué? Pues porque sí.

Batman portarrollos

Batman portarollos

Vía | Io9 (maquetas)
Vía | Patchgirl, LikeCool (portarrollos)
En ZonaFandom | La Frikada de la Semana

Etiquetas

Alkar @bidorto

Vivo en las afueras de Málaga. El tiempo que me deja libre mi trabajo como analista acústico me gusta dedicarlo a la subcultura. No recuerdo cuando empecé a leer cómics pero por casa, en Jerez, siempre hubo tomos de Asterix y grapas de Mortadelo. Lo que realmente me abrió a la cultura alternativa fue una partida de Star Wars d6. Al poco estaba en la reunión inaugural del Club Dragom, en Jerez. Gracias a este grupo montamos varias jornadas y pude probar de todo: MERP, Rolemaster, Ragnarok, Runequest, AD&D, La Llamada de Cthulhu, Cyberpunk, Vampiro, Lobo, Mago, Fanhunter, Shadowrun, Mutantes en la sombra, Magic, Battletech, Mechwarrior, Warhammer… hasta ¡Niños!, El Juego de Rol de los Niños de Goma. En esa época me volví irremediablemente Tolkiendili, y adicto a la literatura épica y fantástica. Poco antes de mudarme a Málaga me presentaron a Pratchett, y comenzó la caza de ejemplares descatalogados en ferias de ocasión. Increíblemente, encontré a una malagueña que, sin ser rolera, comparte muchos de mis gustos y hace chistes sobre la Patrulla X. Aceptó casarse conmigo, aunque no me dejó cortar la tarta con Nársil. “Mola, pero es un muy grande. Quizás un sable de luz…”

Compartir este Artículo en