Magic: The Gathering va camino del cine

MagicTheMovie

Magic: The Gathering, o como suelo llamarlas, Las cartulinas sacaperras, van camino de la gran pantalla. Pondrá la pasta la 20th Century Fox, ávida de nuevas franquicias que suplan el fin de sagas como Harry Potter. Justo ese es el listón que se han puesto, así que van buscando calidad e impacto comercial… se supone.

Mientras tanto Hasbro, propietaria de Wizards of the Coast, encantada con el trato y la posibilidad de aumentar la popularidad de este juego coleccionable.

Simon Kinberg está ahora mismo al frente del proyecto, un hombre de la casa que ha producido para los estudios éxitos como X-Men o la olvidable Fantastic Four. No sólo se está encargando de la producción, sino que además supervisará el desarrollo del proyecto completo, que se plantea como una saga de películas, en colaboración directa con Hasbro.

El universo de Magic es muy vasto, así que los guionistas tienen mucha libertad con la que trabajar. Demasiada. Y aquí es donde veo el mayor problema. Más que una adaptación, como es el caso del estudiante de magia que-para-qué-vamos-a-nombrar-otra-vez, mi cerebro se empeña en recordarme otro caso cinematográfico más funesto, por la estrecha relación con este. Comparten hasta propietario, Hasbro, que es dueña de Wizards of the Coast, que compró TSR: sí, ‘Dungeons&Dragons’. Otro universo amplísimo en el que basarse, con peces gordos en el reparto… Desastre absoluto.

Espero que con la película de Magic el espectador no salga con ganas de cortarse las venas con un Black Lotus. Porque al llegar los créditos de ‘Dungeons&Dragons’ te apetecía tragarte una bolsa de D20s hasta que tu cuerpo dijera basta.

Preocupación y expectación a partes iguales. A ver.

Vía Hollywood Reporter
En la Fancueva Magic: El Encuentro

Etiquetas

Alkar @bidorto

Vivo en las afueras de Málaga. El tiempo que me deja libre mi trabajo como analista acústico me gusta dedicarlo a la subcultura. No recuerdo cuando empecé a leer cómics pero por casa, en Jerez, siempre hubo tomos de Asterix y grapas de Mortadelo. Lo que realmente me abrió a la cultura alternativa fue una partida de Star Wars d6. Al poco estaba en la reunión inaugural del Club Dragom, en Jerez. Gracias a este grupo montamos varias jornadas y pude probar de todo: MERP, Rolemaster, Ragnarok, Runequest, AD&D, La Llamada de Cthulhu, Cyberpunk, Vampiro, Lobo, Mago, Fanhunter, Shadowrun, Mutantes en la sombra, Magic, Battletech, Mechwarrior, Warhammer… hasta ¡Niños!, El Juego de Rol de los Niños de Goma. En esa época me volví irremediablemente Tolkiendili, y adicto a la literatura épica y fantástica. Poco antes de mudarme a Málaga me presentaron a Pratchett, y comenzó la caza de ejemplares descatalogados en ferias de ocasión. Increíblemente, encontré a una malagueña que, sin ser rolera, comparte muchos de mis gustos y hace chistes sobre la Patrulla X. Aceptó casarse conmigo, aunque no me dejó cortar la tarta con Nársil. “Mola, pero es un muy grande. Quizás un sable de luz…”

Compartir este Artículo en

1 Comentario

  1. Ahí has pillado el punto justo. Tienen un montón de universos e historias. Si se ciñen al principio (Urza y su hermano, viajes entre planos, Gerard del Vientoligero) puede quedar algo bastante bueno. Si cada película es una historia de un universo (una de Innistrad, una de Kamigawa…) también molaría mucho. Pero no se por qué creo que ni una ni otra…

    Tengo muchísimo miedo de que vuelva a ser una ‘Dungeons & Dragons’ como tu bien has dicho. MUCHO MUCHO miedo. A ver que pasa…

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.