‘Lost Transmission’, una película independiente inspirada en influenciada por ‘Firefly’

Lost Transmission

¿Qué harías con un millón de dólares de presupuesto? Rick McLeod lo tiene claro: Podría haber aprovechado el apellido familiar, irse a la Isla de Skye y rodar un remake de ‘Los Inmortales’, pero en lugar de eso, está trabajando en ‘Lost Transmission’, una película ambientada en el universo de ‘Firefly’. Sin la Fox ni Joss Whedon de por medio, sobra decir.

El guionista Old Hutton y Rick McLeod han dado con un grupo de productores americanos que les han prestado un millón de dólares para llevar a buen término su proyecto, y están reclutando extras en Reino Unido y Estados Unidos mientras trabajan en los efectos especiales, con la idea de empezar a rodar en 2012.

La historia narra la solitaria aventura de Blake, capitán de una nave de minería, que huye de la guerra en la Tierra con la única compañía del ordenador de abordo. Es lo único que tenemos, además del póster, que parece decir: “mira, sabemos hacer maquetas”. Pronto tendremos un vídeo promocional con secuencias de acción incluidas, como anticipo.

A ver qué sale de aquí… Me gusta dar apoyo al cine independiente como el que más, y los sajones son muy de “no juzgues el libro por la portada”, pero a la vista del póster no tengo mucha confianza. He visto producciones con menos dinero con mucha mejor pinta.

*Actualizado:* Pues nada de Firefly por aquí. Resulta que Rick se limitó a citarla como inflencia, entre muchas otras, y el periodista fue más creativo de la cuenta. Así que ha querido aclarar que la historia está ambientada en su propio universo. Este «error» le ha reportado una publicidad impagable, sin duda. Gracias a Jeral Rivarola por el aviso

Vía | The Westmorland Gazette, Io9
En ZonaFandom | The Hunt for Gollum

Etiquetas

Alkar @bidorto

Vivo en las afueras de Málaga. El tiempo que me deja libre mi trabajo como analista acústico me gusta dedicarlo a la subcultura. No recuerdo cuando empecé a leer cómics pero por casa, en Jerez, siempre hubo tomos de Asterix y grapas de Mortadelo. Lo que realmente me abrió a la cultura alternativa fue una partida de Star Wars d6. Al poco estaba en la reunión inaugural del Club Dragom, en Jerez. Gracias a este grupo montamos varias jornadas y pude probar de todo: MERP, Rolemaster, Ragnarok, Runequest, AD&D, La Llamada de Cthulhu, Cyberpunk, Vampiro, Lobo, Mago, Fanhunter, Shadowrun, Mutantes en la sombra, Magic, Battletech, Mechwarrior, Warhammer… hasta ¡Niños!, El Juego de Rol de los Niños de Goma. En esa época me volví irremediablemente Tolkiendili, y adicto a la literatura épica y fantástica. Poco antes de mudarme a Málaga me presentaron a Pratchett, y comenzó la caza de ejemplares descatalogados en ferias de ocasión. Increíblemente, encontré a una malagueña que, sin ser rolera, comparte muchos de mis gustos y hace chistes sobre la Patrulla X. Aceptó casarse conmigo, aunque no me dejó cortar la tarta con Nársil. “Mola, pero es un muy grande. Quizás un sable de luz…”

Compartir este Artículo en