Los Simpsons homenajean a ‘Juego de Tronos’

La intro de Los Simpsons en el episodio de anoche hizo un precioso homenaje a ‘Juego de Tronos’. El episodio 15 de la temporada 23 de la histórica serie de la Fox, titulado ‘Exit Through the Kwik-E-Mart’ (que a su vez es un homenaje al documental ‘Exit through the gift shop’ de Banksy, que ya colaboró con los Simpsons) modificaba su secuencia de créditos al estilo de la gran serie de su rival, la HBO, incluyendo la banda sonora y una gran cantidad de coñas y referencias a su impresionante opening.

Springfield va apareciendo barrio a barrio gracias a engranajes en movimiento. Un gran árbol anciano arciano surge del Patio Trasero de los Simpsons, que aparecen vestidos como caballeros y damas de la corte. El Camino del Rey pasa a ser el ferrocarril sobre la Garganta de Springfield. King’s Landing (Desembarco del Rey) pasa a ser Burns Landing (Los Dominios de Burns).

Hay un cruce de referencias especialmente genial. En la central nuclear, en lugar de aparecer Guiñitos, el pez de tres ojos, aparecen varios cuervos mutantes, sí, con tres ojos. Finalmente, la secuencia se cierra con el impenetrable y mastodóntico Sofá, que separa Springfield de lo que viene siendo el capítulo.

Toda la secuencia se ve interrumpida por el paso de los anillos giratorios, en los que en lugar de los emblemas de las casas aparecen Spider-cerdo, Pisoni, el Señor Timmy, y otros animales habituales de la serie animada.

¡Épico homenaje! Sabe a poco, la verdad. Queda menos de un mes para el estreno de la segunda temporada de ‘Juego de Tronos’… arf arf…

Vía | Freak’s City
En ZonaFandom | ¡Soy un hombre mágico! ¡Del pais feliz, de la casa de gominola de la calle de la piruleta!, La apertura de Juego de Tronos (+ versión heavy)

Etiquetas

Alkar @bidorto

Vivo en las afueras de Málaga. El tiempo que me deja libre mi trabajo como analista acústico me gusta dedicarlo a la subcultura. No recuerdo cuando empecé a leer cómics pero por casa, en Jerez, siempre hubo tomos de Asterix y grapas de Mortadelo. Lo que realmente me abrió a la cultura alternativa fue una partida de Star Wars d6. Al poco estaba en la reunión inaugural del Club Dragom, en Jerez. Gracias a este grupo montamos varias jornadas y pude probar de todo: MERP, Rolemaster, Ragnarok, Runequest, AD&D, La Llamada de Cthulhu, Cyberpunk, Vampiro, Lobo, Mago, Fanhunter, Shadowrun, Mutantes en la sombra, Magic, Battletech, Mechwarrior, Warhammer… hasta ¡Niños!, El Juego de Rol de los Niños de Goma. En esa época me volví irremediablemente Tolkiendili, y adicto a la literatura épica y fantástica. Poco antes de mudarme a Málaga me presentaron a Pratchett, y comenzó la caza de ejemplares descatalogados en ferias de ocasión. Increíblemente, encontré a una malagueña que, sin ser rolera, comparte muchos de mis gustos y hace chistes sobre la Patrulla X. Aceptó casarse conmigo, aunque no me dejó cortar la tarta con Nársil. “Mola, pero es un muy grande. Quizás un sable de luz…”

Compartir este Artículo en