‘Lesbian Vampire Killers’, divertida parodia del género escondida bajo un título… comercial

Lesbian Vampire Killers

– No te preocupes, y no te alejes de mi: sé perfectamente cómo hay que matar vampiros
– ¿¿Sí?? ¡Como todo el mundo! Estacas, ajos, decapitación, agua bendita, luz del día, ¡no hay ningún alma viviente que no lo sepa!

*’Lesbian Vampire Killers’*. Creo que fue Susana Font, por quien conocí esta película, la que dijo «Un título que lo tiene todo». Y es que esta *parodia del género de terror y del cine de serie Z*, nació de su título. Dos guionistas de la MTV pensaron en cuál sería el título más comercial de la historia del cine, y a partir de ahí desarrollaron un guión para ese título.

Para mi sorpresa, *la película no es tan mala como podría pensarse*. Aunque su argumento es poco original, al ir siguiendo todos los tópicos del cine barato de vampiros para ir burlándose de cada uno de ellos, la película no sólo se deja ver sino que es entretenida. No es una joya, ni siquiera es buena, no pasará a la historia, pero he echado unas risas, y tiene varios puntos muy buenos.

Tengo que darle *un cero al doblaje*, antes que nada. «Lesbian Vampires» implica que son mujeres vampirizadas. En castellano, eso es *vampiresa*. Repetid conmigo, «vam-pi-re-sa». Nunca, jamás, en ningún caso, *bajo ningún concepto, son «vampiras»*. Existen unas cosas llamadas diccionarios bilingües. Y si en el vuestro ponía «vampira», tiradlo.

Dicho esto, *pasemos al argumento*. La Reina Vampiresa Carmilla fue aniquilada por el Barón Wolfgang MacLaren en un pueblo de la campiña inglesa. Pero antes de morir, como es habitual, la vampiresa lanzó una maldición: todos las descendientes del barón y de los aldeanos, al llegar a los dieciocho años, *se convertirían «en vampiresas adoradoras de la vagina»*. Bueno, eso y que un día regresaría para vengarse.

Por supuesto, el último descendiente del barón MacLaren, de puñetera casualidad, termina dando con sus huesos en el mismo remoto pueblo, en mitad de la noche, y rodeado de preciosas muchachas entre las cuales hay una que es virgen e inteligente. Contarán con la ayuda del vicario, que trata de evitar que la maldición afecte a su hija, a punto de cumplir los dieciocho. Lo dicho, *todos los tópicos, pero todos parodiados*. Además, sin caer en el absurdo de «scary movies».

Review de Lesbian Vampire Killers: dos estrellitas postapocalípticas y media Curiosamente, *el factor «Lesbian» del título es el que menos peso tiene* en la trama. Pero claro, eso no quita para que las vampiresas no se contoneen y se besen lascivamente ante la atenta mirada de los protagonistas. Pero como ya digo, sólo se utiliza *como burla de la «lesbianexplotation»*, el abuso tan frecuente de meter de forma forzada una escena relación lésbica por puro interés comercial.

Resumiendo, nada del otro mundo, prescindible, efectos especiales baratos… todo lo que puedes esperar de cine Z. Pero te ríes, no tienes la sensación de haber tirado tu tiempo, y es perfecta *para pasar un buen rato*, con colegas, unas cervecitas y sin pensar demasiado.

*Actualizado:* Bueno, pues pifiada por mi parte. Sí que es vampira. De hecho, antes de publicar el post me dije «a ver si es que soy yo el que está equivocado» y busqué en RAE, y como podéis ver, dice que vampira no está en el diccionario. Gracias por unas collejas tan moderadas 😉

En Ambiente G | Mucha información e imágenes de Lesbian Vampire Killers

Etiquetas

Alkar @bidorto

Vivo en las afueras de Málaga. El tiempo que me deja libre mi trabajo como analista acústico me gusta dedicarlo a la subcultura. No recuerdo cuando empecé a leer cómics pero por casa, en Jerez, siempre hubo tomos de Asterix y grapas de Mortadelo. Lo que realmente me abrió a la cultura alternativa fue una partida de Star Wars d6. Al poco estaba en la reunión inaugural del Club Dragom, en Jerez. Gracias a este grupo montamos varias jornadas y pude probar de todo: MERP, Rolemaster, Ragnarok, Runequest, AD&D, La Llamada de Cthulhu, Cyberpunk, Vampiro, Lobo, Mago, Fanhunter, Shadowrun, Mutantes en la sombra, Magic, Battletech, Mechwarrior, Warhammer… hasta ¡Niños!, El Juego de Rol de los Niños de Goma. En esa época me volví irremediablemente Tolkiendili, y adicto a la literatura épica y fantástica. Poco antes de mudarme a Málaga me presentaron a Pratchett, y comenzó la caza de ejemplares descatalogados en ferias de ocasión. Increíblemente, encontré a una malagueña que, sin ser rolera, comparte muchos de mis gustos y hace chistes sobre la Patrulla X. Aceptó casarse conmigo, aunque no me dejó cortar la tarta con Nársil. “Mola, pero es un muy grande. Quizás un sable de luz…”

Compartir este Artículo en