Kung-Fu Panda 2 [Oscars Animación 2012]

Kung-Fu Panda 2

No hay demasiado que podamos destacar de ‘Kung-Fu Panda 2’, siguiente de las candidatas al Oscar al film de animación, aunque algo hay. Quizás lo mejor que se puede decir es que cumple como aceptable secuela de ‘Kung-Fu Panda’ que, al menos para mi, fue una agradable sorpresa.

Tanto la original como su secuela están obviamente dirigidas a un público infantil. Pero a pesar de no ser cintas de grandes aspiraciones, hay toques de calidad. Especialmente para fans de los clásicos de las artes marciales, pues bebe de las fuentes del género y eso es claramente visible a lo largo y ancho de la película.

La fotografía es la mejor virtud de la película. Vuelvo a la primera entrega, de nuevo, para recordar una escena por la que ya merece la pena ver la saga: la impresionante escena de apertura, que sirve a la vez para presentar el escenario y el protagonista, con una estética que mezcla animación 2D y 3D, y con una gran impacto visual. La segunda entrega tiene una escena similar, pero que pese a ser más grande pierde impacto al haber disfrutado ya de la primera cinta.

Kung-Fu Panda 2

Ese es el mayor problema de ‘Kung-Fu Panda 2’, que no sorprende. Por lo demás, la película mantiene un gran nivel de calidad, el espíritu de amor por las películas de Bruce Lee y compañía, y un ritmo endiablado que impide que niños y padres tengan tiempo para aburrirse.

También se le puede criticar que juega sobre seguro, siguiendo dos máximas a rajatabla: peligros de mayor trascendencia, y más información sobre los orígenes del protagonista.

La vida en el Valle es muy tranquila, tras la derrota de Tai Lung. Po y los Cinco Furiosos se dedican a entrenar y a combatir a algún que otro bandido de poca monta. Pero pronto tendrán que enfrentarse a Lord Shen, un rico terrateniente que ha construido una nueva y secreta arma que podría acabar con el Kung-Fu. Combatirle será complicado para Po, porque la presencia de Lord Shen le despierta recuerdos dormidos sobre su propia infancia, antes de ser adoptado.

Kung-Fu Panda 2

Es innegable la espectacularidad de las escenas de acción, especialmente las dos grandes batallas de la película, en la fortaleza de Lord Shen y la final en los canales, donde los animadores de Dreamworks echan el resto y los servidores seguramente humo.

Es, sobretodo, una película para disfrutar visualmente. De sus preciosos escenarios, de los impresionantes combates, pero sobre todo de las preciosas coreografías de las luchas cuerpo a cuerpo, cambios de ritmo incluidos, que harán las delicias de los amantes de las artes marciales. No la veo para Oscar, pero en realidad ninguna de este año me parece especialmente meritoria.

FICHA TÉCNICA: Kung-Fu Panda 2
  • Dirección:Jennifer Yuh
  • Guión: Jonathan Aibel y
    Glenn Berger
  • Género: Animación, artes marciales
  • Duración: 91 minutos
Review de Kung-Fu Panda 2: tres estrellitas post-apocalípticas

En Zona Fandom | Especial Oscars de Animación

Etiquetas

Alkar @bidorto

Vivo en las afueras de Málaga. El tiempo que me deja libre mi trabajo como analista acústico me gusta dedicarlo a la subcultura. No recuerdo cuando empecé a leer cómics pero por casa, en Jerez, siempre hubo tomos de Asterix y grapas de Mortadelo. Lo que realmente me abrió a la cultura alternativa fue una partida de Star Wars d6. Al poco estaba en la reunión inaugural del Club Dragom, en Jerez. Gracias a este grupo montamos varias jornadas y pude probar de todo: MERP, Rolemaster, Ragnarok, Runequest, AD&D, La Llamada de Cthulhu, Cyberpunk, Vampiro, Lobo, Mago, Fanhunter, Shadowrun, Mutantes en la sombra, Magic, Battletech, Mechwarrior, Warhammer… hasta ¡Niños!, El Juego de Rol de los Niños de Goma. En esa época me volví irremediablemente Tolkiendili, y adicto a la literatura épica y fantástica. Poco antes de mudarme a Málaga me presentaron a Pratchett, y comenzó la caza de ejemplares descatalogados en ferias de ocasión. Increíblemente, encontré a una malagueña que, sin ser rolera, comparte muchos de mis gustos y hace chistes sobre la Patrulla X. Aceptó casarse conmigo, aunque no me dejó cortar la tarta con Nársil. “Mola, pero es un muy grande. Quizás un sable de luz…”

Compartir este Artículo en