Irvin Kershner, se nos ha ido el director que se negó a ser un pelele

Irvin Kershner rodeado de malotes

*Hoy ha muerto Irvin Kershner*, director apreciado por el fandom, y casi desconocido por el resto de la humanidad. A sus espaldas deja varias obras más o menos interesantes, de eso da cuenta Blog de Cine. Pero una destaca sobre las demás, y es la que le valió la admiración de varias generaciones de amantes de la ciencia ficción: *’El Imperio Contraataca’*. Kevin Smith lo recogía a la perfección en su cuenta de Twitter:

El director más influyente de mis años de una sola cifra, el maestro de EL IMPERIO Irvin Kershner, ha fallecido. Gracias, señor, por legitimar STAR WARS.

*George Lucas* había logrado unos ingresos descomunales con ‘Una Nueva Esperanza’. A la hora de rodar su continuación, decidió dedicarse al diseño de muñequitos… la producción de los efectos especiales desde Industrial Light and Magic, y el diseño de criaturas que después pudiera vender en blisters. Decidió que el mejor para encargarse de ‘El Imperio Contrataca’ tenía que ser uno de sus maestros en la Escuela de Artes Cinematográficas.

Twitter de Kevin Smith sobre el fallecimiento de Irvin Kershner

*A Irvin no le gustaba la idea* de quedarse con las migajas de una secuela. No creía en la posibilidad de que una segunda parte tuviera posibilidades de estar a la altura de una primera entrega, y esta no tenía por qué ser una excepción. Tuvo que ser su agente el que le insistiera en que no podía negarse, que era una gran oportunidad.

Mirad la foto de arriba… *Irvin no era ningún chaval cuando rodó el ‘Episodio V’*. Cuentan que le preguntó a Lucas que por qué había pensado en él, y no en cualquiera de los jóvenes directores con talento que había por Hollywood. George le respondió «Bueno, porque sabes todo lo que se supone que tiene que saber un director de Hollywood, pero no eres Hollywood». Vamos, que Irvin era una garantía de que el proyecto no se iba a limitar a la corriente establecida en Hollywood, que por aquel entonces aún no había aprendido a hacer un ciencia ficción tan épica como Star Wars.

Y finalmente Irvin, aunque reacio al principio, consiguió convertirse en algo más que un simple director pelele en manos de un fabricante de figuritas coleccionables, huyendo de los estereotipos y la cerradez mental de la Hollywood de entonces (y que no ha cambiado tanto en ciertos aspectos). Bajo su mando, *la trilogía ganó en profundidad*, en definición de personajes, y sobre todo en oscuridad, todo aquello que reivindicó a Star Wars como mucho más que una saga infantiloide con pretensiones.

Muchos se enterarán hoy, por desgracia, pero unos pocos teníamos claro que ‘El Imperio Contraataca’ no la dirigió George Lucas. Somos esos los que decimos «Adiós, maestro, gracias por esta gran joya». *La tuya fue la mejor*. Siempre nos quedara el…

Luke, yo soy tu padre

Imagen | Halconmilenario
Más información | Twitter de Kevin Smith
En Blog de cine | Irvin Kershner nos ha dejado

Etiquetas

Alkar @bidorto

Vivo en las afueras de Málaga. El tiempo que me deja libre mi trabajo como analista acústico me gusta dedicarlo a la subcultura. No recuerdo cuando empecé a leer cómics pero por casa, en Jerez, siempre hubo tomos de Asterix y grapas de Mortadelo. Lo que realmente me abrió a la cultura alternativa fue una partida de Star Wars d6. Al poco estaba en la reunión inaugural del Club Dragom, en Jerez. Gracias a este grupo montamos varias jornadas y pude probar de todo: MERP, Rolemaster, Ragnarok, Runequest, AD&D, La Llamada de Cthulhu, Cyberpunk, Vampiro, Lobo, Mago, Fanhunter, Shadowrun, Mutantes en la sombra, Magic, Battletech, Mechwarrior, Warhammer… hasta ¡Niños!, El Juego de Rol de los Niños de Goma. En esa época me volví irremediablemente Tolkiendili, y adicto a la literatura épica y fantástica. Poco antes de mudarme a Málaga me presentaron a Pratchett, y comenzó la caza de ejemplares descatalogados en ferias de ocasión. Increíblemente, encontré a una malagueña que, sin ser rolera, comparte muchos de mis gustos y hace chistes sobre la Patrulla X. Aceptó casarse conmigo, aunque no me dejó cortar la tarta con Nársil. “Mola, pero es un muy grande. Quizás un sable de luz…”

Compartir este Artículo en