Iron Man, entretenida presentación

Iron ManPor fín ha llegado a nuestros cines el primero de una no muy extensa lista de estrenos esenciales del año. Y como viene siendo habitual desde hace un tiempo, procede de las páginas de Marvel. Ya sabemos que Hollywood encontró un filón en las adaptaciones de comics y no pararán hasta exprimirlo bien. Y ciertamente, mientras hagan adaptaciones como este Iron Man, seguirán teniendo vía libre para continuar con el género y quizás incitar al público a conocer las historias originales que inspiran este tipo de films.

Iron Man está firmada por el director y actor Jon Favreau, un personaje muy unido a la comedia tanto delante como detrás de la cámara. Esto se nota en la película, ya que Favreau añade unos toques de comicidad y buen rollo muy acertados que, aparte de arrancarnos algunas carcajadas, le otorgan dinamismo a la película. Como se dice siempre, si uno se lo pasa bien el tiempo pasa más rápido. También ayuda a conseguir este dinamismo el que Favreau no desea profundizar excesivamente en el personaje de Tony Stark/Iron Man, cosa lógica cuando se trata de la adaptación al cine de una saga de comics, lo cual no debe ser más que una fotografía panorámica para conocer y entender a ese personaje sin necesidad de haber visto ni una sola viñeta del mismo.

Evidentemente el héroe se ha adaptado a nuestros tiempos, comenzando por el escenario de su origen, sustituyendo el original Vietnam por Afganistán, escenario de muchas de las tristes noticias que vemos hoy en día en las noticias. El resto de detalles se han respetado con amabilidad, incluido el diseño de la primera armadura que fabrica Tony Stark, muy similar al primero aparecido en el cómic. La contemporanizacion del universo Iron Man también queda patente en la creación de la armadura definitiva del héroe. El uso de superordenadores activados por voz, interfaces en tres dimensiones y demás parafernalia informática, son las estrellas en el proceso de creación de la famosa armadura (la cual tiene un diseño increible) y dónde se ha centrado gran parte del trabajo de efectos especiales. Efectos de los que también se hacen gala en las escenas de acción, de las cuales se agradece no ser excesivamente mareantes y permitir seguir los movimientos de los personajes.

Tony Stark / Iron Man

La elección de Robert Downey Jr. es simplemente perfecta. Obviando los pararelismos entre actor y personaje (que el propio Robert Downey Jr. ha reconocido), reflejados en un pasado con problemas con el alcohol y las drogas, se puede ver desde la primera escena de la película que Stark era un personaje que necesitaba la piel de Downey Jr. para saltar a la gran pantalla. El actor se convierte en el pilar maestro de la cinta, llenando la pantalla en todas las escenas en las que participa (casi el 95% del film) y consiguiendo que se le eche de menos en el resto de la película.

Culpa de esta añoranza por Tony Stark en las escenas no participadas por él la tienen el resto de actores, que a pesar de ser grandes nombres de la industria, parece que sólo se unieron al rodaje para pasar el rato. La que más se adolece es la guapísima Gwyneth Paltrow, que interpreta a Pepper Potts, ayudante de Stark. Paltrow la verdad es que tiene una primera escena realmente genial y presagia que será un fantástico sidekick del hombre de hierro. Lamentablemente su personaje deriva en una ñoña sensiblería, incluyendo un semi-romance con Stark, que es lo peor de la película, que la relegan al papel de mujer florero y chica en apuros. A Terrence Howard le pasa algo similar, sólo que su personaje (Jim Rhodes a.k.a. Máquina de Guerra) no tiene un inicio tan llamativo como el de Paltrow, pero al menos mantiene el nivel de secundario estándar durante toda la película. Lo de Jeff Bridges clama un poco al cielo. El veterano actor hace gala de sus maestría para presentarnos a un Obadiah Stane (a.k.a. Iron Monger) que augura parecerse en el hombre despiadado que es el original del cómic, pero que al final más que despiadado se queda en un villano de opereta, de los que gritan al cielo regodeandose en lo malos que son.

En definitiva, coincido con mi compañero Jesús en que Iron Man es una película entretenida que nos hará pasar un buen rato. Puede que los que tengan más expectativas en la cinta se lleven un pequeño chasco, y que los más puritanos del cómic no vean al Tony Stark más oscuro reflejado en la piel de Robert Downey Jr., pero si uno se toma esta película como una carta de presentación de, tal como apunta Beatriz, una más que probable saga del superhéroe, quizás no le parezca tan mala y deje las espectativas para una más que posible segunda o tercera parte. Como he dicho al principio Hollywood tiene que exprimir al máximo a la gallina de los huevos de oro

Más info | Web oficial

Etiquetas

Roberto Pastor @Roberto_Pastor

Hijo de Dragon Ball, consumidor de manga y anime junto a otros instrumentos de diversión como el cine y los videojuegos. La treintena me ha traído más sensatez pero no menos diversión, o al menos eso es lo que quiero pensar. Geográficamente me sitúo en San Vicente del Raspeig (Alicante).

Compartir este Artículo en