‘Green Lantern’, la película: sin personalidad, sin ambición, sin sentido

Green Lantern Movie

Resumamos sin ponernos vendas en la herida. ‘Green Lantern’, la película: Otra adaptación que acaba siendo un fiasco. Personalmente, me gustaría poder estar diciendo lo contrario, incluso matizar mi decepción. Desde hace años, los cómics de Hal Jordan y del resto de los Green Lantern Corps han sido siempre mi cita habitual, ya sea en grapa, en digital o en tomo, y uno de los cómics que más he disfrutado. Su adaptación al cine era la oportunidad perfecta para demostrar que Green Lantern es algo más que un héroe algo ridículo.

Pero no. DC y Warner vuelven a tirar por tierra la posibilidad de establecer una nueva franquicia. Y, ojo, porque aunque anuncian que habrá segunda parte, será muy difícil remontar esto, relanzar las esperanzas de una película que no nos tome por tontos, que no intente contentar a todos los públicos a la vez y, sobre todo, que sea rodada con personalidad y escrita con ganas.

Porque en la adaptación de Green Lantern, tenemos un director que prefiere no tomar partido por su película, rodarla sin más, y un equipo de guionistas que tiran por tierra todas las posibilidades de la ambientación del héroe. Nada, no hay nada que rascar en ella: ‘Green Lantern’ es un nuevo ‘Daredevil‘, una nueva ‘Los Cuatro Fantásticos‘ y no, pese a que en algún momento parece intentarlo, una nueva ‘Iron Man‘. Ni siquiera una ‘Hulk‘ fallida por ambiciosa.

¿Qué han hecho mal con el universo Green Lantern?

Green Lantern Hector Hammond

  • La épica: un universo repartido por sectores con héroes para cada uno de ellos. Algo tan inmenso, en cine, debería mostrarse con exageración y mucha leyenda. Y, sin embargo, la película de Martin Campbell parece estar rodada en una caja de cerillas. No hay sentido de la amplitud, no hay sensación de estar viviendo algo más grande que la vida.
  • La espectacularidad de los efectos: El cuerpo de linternas verdes tiene su fuerza en la capacidad para lograr cualquier cosa que se propongan con la fuerza de la voluntad. Su imaginación es su principal arma; el asombro y la diversión que provocan esas ocurrencias, el efecto en el lector. A los guionistas y creadores de los efectos especiales de ‘Green Lantern’ lo más que se les ha ocurrido es un enorme puño verde y un par de armas. ¡Ah, y una espada! Por si hubiese alguna duda, ¿qué partido se le ha sacado a Oa? Tanto dinero gastado en la parte de CGI para que no sólo no brille, sino que parezca una película con presupuesto de videoclub.
  • El miedo: Una película donde el concepto “miedo” tiene tanto que ver no puede hacer que sus villanos no infunda ya no pavor, pero sí cierto respeto. La decisión de transformar Parallax en un monstruo cabezón que poco o nada tiene que ver con el insecto gigante amarillo y monstruoso que tan bien le quedó a Ethan Van Sciver ayuda poco o nada. Y el hecho de que Parallax no infecte a sus víctimas, sino que las absorba, puede servir para el enésimo “monstruo gigante invade ciudad”, pero ¿quién necesita otro de esos?
  • Los personajes: Carol Ferris, convertida en la nada más absoluta (salvo la escena del antifaz, quizás el mejor momento de todos); Hal Jordan, ni pendenciero ni suicida ni traumatizado ni nada (sólo convertido en Zoolander cada vez que se pone el antifaz); Hector Hammond yendo a rachas, con momentos muy buenos y otros muy lamentables (menudo final desastroso que le dan); todo el cuerpo de Green Lanterns convertido en macrobotellón verbenero… No hay nadie que salve la función con un papel digno y un guión escrito con ganas de decir algo. Solo Sinestro, con el buen Mark Strong en un papel complicado, trata a veces de salirse de la estulticia mental con la que está construido todo este sainete.

Green Lantern OA

  • El tono: Y el principal problema de todos es que ‘Green Lantern’ no sabe en ningún momento a qué juega. Le gustaría, como hemos dicho al principio, ser ‘Iron Man’: entretenimiento con humor. Pero a la vez quiere ser una película apta para el público infantil o, al menos, lo que Hollywood entiende por niños: gente sin cerebro que sólo puede reírse con chistes tontos y a la que cualquier efectivo tiene que parecerle lo más. Así es cómo cae en todas las trampas de las películas sin rumbo y acaba por desdibujar cualquier cualidad positiva del héroe original. Este Green Lantern es un desastre sin paliativos.

¿Hay esperanza? Muy poca. Habrá segunda parte y ya sabemos por dónde irá, puesto que la escena post-créditos lo deja claro. Ésa era la opción más sensata en todo momento, y no entiendo cómo Geoff Johns, que aparece como productor de la película, no ha sido capaz de presionar para que el enfrentamiento entre el miedo y la voluntad fuese como él lo entendió en su gran estancia al frente de los cómics.

Pero para que una buena guerra de los Sinestro Corps pueda levantar el desastre cometido en la primera parte, Warner, DC y aquellos a los que se la encarguen deberán tomarse en serio que no basta con poner el nombre de uno de sus héroes en la cabecera para que ya sea un buen film. Esperemos que el merecido batacazo comercial de ‘Green Lantern’ sirva para ponerles las pilas. Absolutamente decadente.

FICHA TÉCNICA: Green Lantern
  • Director: Martin Campbell
  • Reparto: Ryan Reynolds, Blake Lively, Peter Sarsgaard, Mark Strong
  • Guión: Greg Berlanti, Michael Green, Marc Guggenheim y Michael Goldenberg
< Review Green Lantern

En Zona Fandom | Todo sobre ‘Green Lantern’

Etiquetas

Roberto Jimenez @fancueva

Compartir este Artículo en