‘Going Postal’: así es como se adapta una novela para televisión

Going Postal
*’Going Postal’ es una novela curiosa*. Para empezar, fue la primera novela del Mundodisco que *Sir Terry Pratchett* dividió en capítulos (después de ‘El Color de la Magia’). Además, cada capítulo tiene en su título varias frases que cuentan todo lo que pasa en él… pero de forma que no lo entiendes hasta que no lo lees (como «La perspectiva de la libertad»). Forma parte de la saga de la *»Revolución Industrial»*, y nos presenta a un nuevo personaje protagonista, Moist von Lipwig, que ha llegado para quedarse, puesto que regresa en ‘Making Money’ y puede que también en ‘Raising Taxes’, si llega a publicarse.

Pese a ser la novela 33 de las publicadas sobre el Mundodisco, ha sido elegida como *tercera en ser adaptada para la televisión por Sky1*, la cadena británica que nos ha traído ya ‘The Colour of Magic’ (que incluía también ‘The Light Fantastic’) y ‘Hogfather’. Pero si estáis pensando en el típico telefilme cutre de esos que nos regalan las cadenas nacionales acabadas en tres y en cinco, vais desencaminados. ‘Going Postal’ luce bien en televisión.

La adaptación está formada por dos episodios de cerca de hora y media cada uno. En cuanto a ambientación está muy cuidada: los decorados son perfectos, los personajes están bien caracterizados, y en general no hay *nada que reprochar en el aspecto visual*. Las actuaciones y el montaje… bueno, ahí hay más margen de mejora.

Going Postal: Cartero Junior Groat y Stanley

La historia nos cuenta cómo Moist von Lipwig, estafador profesional, termina dando con un hueso difícil de roer… Havelock Vetinari, Patricio de Ankh-Morpork. Para evitar una muerte segura, Moist deberá afrontar una muerte incierta: *hacerse cargo del Servicio de Correos* de la metrópolis, tan de capa caída como aquella Guardia de la Ciudad cuando la conoció un joven recluta Zanahoria.

Los problemas de Moist no son sólo las toneladas de cartas sin entregar cubiertas de guano: *el servicio de transmisión de mensajes por clacks* ha hecho obsoleto al servicio de correos… Porque, ¿quién quiere mandar una carta y que no llegue, cuando un mensaje por clacks puede cruzar el Disco en horas, saltando codificado de torre en torre? Pero… ¿puedes poner S.C.U.B.A.1 en un mensaje por clacks?

También está el tema de lo que pasa cuando tantas palabras son almacenadas en un sitio cerrado… Y *Adora Belle Dearheart*, que pese a su sugerente nombre (¡no digas «adorable»!), antes te manda un pivote de ballesta que un saludo. Pero no te la puedes quitar de la cabeza, oye.

Going Postal: Adora Belle Dearheart

*El guión no ha recibido cambios importantes*, y lo que se ha cambiado se ha utilizado para potenciar la acción. En líneas generales, funciona, y a menos que estuvieras muy encariñado con Anghammarad, no creo que eches en falta a nadie. En cuanto a interpretaciones, no esperaba demasiado y no me he llevado ninguna sorpresa: bastante justitas, a alguno les parecerán terribles, pero a mi no me han estorbado. Se salva Charles Dance, que muestra un Vetinari inquietante, aunque quizás menos intimidante de lo esperado.

El ‘Cartero Junior Groat’ entra dentro de lo aceptable, aunque se queda un poco desaprovechado. Stanley es mucho menos inquietante de lo que necesitaba, y pasa de ser un tipo al borde de la crisis nerviosa a un simple coleccionista rarito. Adora tiene su puntillo, y Richard Reacher Gilt está correcto como némesis.

Como curiosidad, tenemos como *personajes secundarios* a Sacharissa Cripslock, el vampiro fotógrafo Otto Chriek (que no llega a explotar, lástima), el Archicanciller Ridcully (que sustituye al Profesor Pelc) o una Angua con más cara de mala leche de como yo la imagino.

Going Postal: Moist von Lipwig, Havelock Vetinari (de espaldas) y Reacher Gilt (al fondo)

La acción se centra sobre todo en el *enfrentamiento entre el Servicio de Correos y el Servicio de Clacks*, que ha sido trasladado a la pantalla a la perfección, con imponentes torres que cierran y abren puertecillas en una rejilla de cuatro filas por cuatro columnas, que se encienden y apagan para codificar y enviar mensajes.

Las grandes escenas de la novela aparecen en la adaptación (exceptuando a Anghammarad, como ya he dicho). *Los diálogos están copiados palabra por palabra*, en casi cada escena, especialmente los más hilarantes: las últimas palabras ante la horca, las reuniones entre Lipwig y Vetinari, o todo lo relativo a alfileres…

Se podían haber ahorrado, eso sí, el estúpido cambio en la apuesta final y el chiste malo tras los créditos a costa de Groat y Stanley.

Going Postal: Los chicos de la prensa, Sacharissa Cripslock y Otto Chriek

Si has visto ‘The Color of Magic’ y ‘Hogfather’, piensa que sigue la tendencia a mejorar en cada entrega, tanto en guión como en ritmo. Si te parecieron malas, ‘Going Postal’ no te parecerá mucho mejor… Al fin y al cabo, es *un gran presupuesto en manos amateurs*.

Review de Going Postal: Tres estrellitas post-apocalípticas (pero sólo por la escena tras el 'The End') Pero te guste más o te guste menos como adaptación, *si eres fan de Pratchett llorarás*. Cuando pienses que ha acabado, cuando veas el ‘The End’, casi sin pausa, hay una escena que hará que cualquier seguidor de este genio suelte una lagrimilla. *Y si no, es que no tienes alma*. Sólo por esa escena, que es una adaptación muy libre de las últimas páginas de la novela, ha merecido la pena ‘Going Postal’.

Sin esa escena, quizás mi puntuación sería peor. Pero *no puedo poner menos de tres estrellitas post-apocalípticas* después de ver esa escena. Suyas son.

*Actualizado:* He añadido una galería de fotos. En el póster se ve una torre de clacks.

*Actualizado 2:* Como bien me apunta Squallido por Twitter, ‘El Color de la Magia’ también tenía capítulos. ¡Colleja!

Sitio oficial | ‘Sir Terry Pratchett’s Going Postal’ en Sky1
En ZonaFandom | Saga de la Revolución Industrial y Moist von Lipwig, ‘Going Postal’, tráiler de la nueva adaptación de Pratchett a la televisión

Galería de fotos

(Haz click en una imagen para ampliarla)

2010-03-31-Going-Postal.jpg
Going-Postal-26.jpg
Going-Postal-29.jpg
Going-Postal-32.jpg
Going-Postal-44.jpg
Going-Postal-46.jpg
Going-Postal-53.jpg
Going-Postal-74.jpg
Going_Postal_movie_Sky1_2.jpg
Pratchett-going-postal-golem-stars-behind-the-scenes-10.jpg


1 S.C.U.B.A.: Sellado con un beso amoroso

Etiquetas

Alkar @bidorto

Vivo en las afueras de Málaga. El tiempo que me deja libre mi trabajo como analista acústico me gusta dedicarlo a la subcultura. No recuerdo cuando empecé a leer cómics pero por casa, en Jerez, siempre hubo tomos de Asterix y grapas de Mortadelo. Lo que realmente me abrió a la cultura alternativa fue una partida de Star Wars d6. Al poco estaba en la reunión inaugural del Club Dragom, en Jerez. Gracias a este grupo montamos varias jornadas y pude probar de todo: MERP, Rolemaster, Ragnarok, Runequest, AD&D, La Llamada de Cthulhu, Cyberpunk, Vampiro, Lobo, Mago, Fanhunter, Shadowrun, Mutantes en la sombra, Magic, Battletech, Mechwarrior, Warhammer… hasta ¡Niños!, El Juego de Rol de los Niños de Goma. En esa época me volví irremediablemente Tolkiendili, y adicto a la literatura épica y fantástica. Poco antes de mudarme a Málaga me presentaron a Pratchett, y comenzó la caza de ejemplares descatalogados en ferias de ocasión. Increíblemente, encontré a una malagueña que, sin ser rolera, comparte muchos de mis gustos y hace chistes sobre la Patrulla X. Aceptó casarse conmigo, aunque no me dejó cortar la tarta con Nársil. “Mola, pero es un muy grande. Quizás un sable de luz…”

Compartir este Artículo en