GO de Isao Yukisada

Era la 1 de la madrugada, una hora a la que otro día cualquiera me habría ido a dormir más a gusto que una morsa. Sin embargo, había alquilado en el videoclub una película de la que tenía buenas referencias y me apetecía ver. Eso mismo, otras veces, no había solido evitar que me quedase dormido en mitad de la película, y esta que me disponía a ver venía encasillada como “Drama” así que tenía un montón de papeletas de guiarme a dulces sueños. ¡Pero no! ¡Madito Isao Yukisada (director) por engancharme a traición y a esas horas con su película: GO.

Emoción, acción, romance, autosuperación, frustración y discriminación. Esa es la historia de Sugihara (Yosuke Kubozuka), un joven coreano residente en Japón que trata de integrarse en una sociedad que le discrimina por su condición de extranjero. Un padre ex-boxeador (Tsutomu Takahashi), una novia japonesa que no conoce el “secreto” de Sugihara (Kou Shibasaki, conocida en nuestro país por sus papeles en Battle Royale y Llamada perdida), y un curioso elenco de amigos y compañeros de lo más dispar acompañan al protagonista en un viaje que te atrapará por completo.

Inspirada en el best seller de Kazuki Kaneshiro, Go consiguió ocho estatuillas en los Japan Academy Awards 2002 entre las que se incluyen Mejor director, Mejor guión, Mejor actor protagonista, Mejor actor y actriz secundaria… Desde mi humilde opinión, todas son sobradamente merecidas.

Más información | IMDb: Go (2001)

Etiquetas

Miguel Michán @miguelmichan

He visto más películas de ciencia ficción y terror de las que mis padres deberían haber permitido. He pasado noches en vela encarnando a un poderoso mago neutral malvado. He llorado con algún que otro juego de Square. Y hasta llegué a convertir mi pasión por el manganime y la cultura japonesa en una forma de ganarme la vida cuando, en Noviembre de 2000, creé Shirase, una revista especializada que dirigí durante tres años mientras colaboraba en las revistas Dokan y Minami. Así que sí, puede decirse que llevo con orgullo eso de ser un friki como la copa de un pino. ¡A mucha honra!

Compartir este Artículo en