Gimnasio Jedi, un falso documental para echar unas risas

Ve el vídeo en el sitio original.

Gimnasio Jedi es un falso documental (cortometraje que simula ser un documental, pero se trata de una situación ficticia) sobre las motivaciones de un entrenador de actores que decide crear una academia para entrenar a Jedis, Troopers y contrabandistas en el dominio de sables láser, blasters y en general, en el control de La Fuerza. “El factor geek es alto. No hay duda, somos geeks. Pero ser geek hoy mola. Es nuestro momento”.

Y además… ¡tiene un final inesperado! Incluso tiene moraleja, puesto que el mensaje de la sabiduría Jedi es el de no rendirse, y siempre hacer frente a la adversidad. Recomiendo ver el vídeo en alta resolución, siguiendo el enlace… así se aprecian mejor los movimientos fluidos y armónicos de los alumnos jedis de este curioso gimnasio. Creo que se lo pasaron pipa rodando el corto.

Vía | Microsiervos WTF

Etiquetas

Alkar @bidorto

Vivo en las afueras de Málaga. El tiempo que me deja libre mi trabajo como analista acústico me gusta dedicarlo a la subcultura. No recuerdo cuando empecé a leer cómics pero por casa, en Jerez, siempre hubo tomos de Asterix y grapas de Mortadelo. Lo que realmente me abrió a la cultura alternativa fue una partida de Star Wars d6. Al poco estaba en la reunión inaugural del Club Dragom, en Jerez. Gracias a este grupo montamos varias jornadas y pude probar de todo: MERP, Rolemaster, Ragnarok, Runequest, AD&D, La Llamada de Cthulhu, Cyberpunk, Vampiro, Lobo, Mago, Fanhunter, Shadowrun, Mutantes en la sombra, Magic, Battletech, Mechwarrior, Warhammer… hasta ¡Niños!, El Juego de Rol de los Niños de Goma. En esa época me volví irremediablemente Tolkiendili, y adicto a la literatura épica y fantástica. Poco antes de mudarme a Málaga me presentaron a Pratchett, y comenzó la caza de ejemplares descatalogados en ferias de ocasión. Increíblemente, encontré a una malagueña que, sin ser rolera, comparte muchos de mis gustos y hace chistes sobre la Patrulla X. Aceptó casarse conmigo, aunque no me dejó cortar la tarta con Nársil. “Mola, pero es un muy grande. Quizás un sable de luz…”

Compartir este Artículo en