Ghostbusters III Hellbent: Los Cazafantastas se levantan de sus tumbas

Hace unos meses que corre el rumor de una posible continuación de Cazafantasmas (Ghostbusters), la comedia más taquillera de la década de los 80, pero ahora es oficial que Columbia Pictures está más que dispuesta a resucitar la franquicia. El estudio ha encargado a los productores de The Office, Lee Eisenberg y Gene Stupnitsky, un guión que vuelva a reunir al reparto original de las películas dirigidas por Ivan Reitman: Harold Ramis (Dr. Egon Spengler), Bill Murray (Dr. Peter Venkman), Dan Aykroyd (Ray) y Ernie Hudson (Winston Zeddmore).

Pese a esto, toda clase de rumores (y temores) circulan sobre nuestras cabezas. Desde la duda sobre si Lee y Gene estarán a la altura de Ramis y Aykroyd (autores de los guiones originales); hasta la terrorífica idea de no alcancen un acuerdo con los actores, que no firmarán hasta que esté completo el guión, y el estudio termine recurriendo a una «nueva generación» de cazafantasmas encabezada por el Jack Black de turno.

Las dos primeras películas de los Cazafantasmas se encuentran muy arriba en mi ranking personal y probablemente contengan algunos de los mejores y más divertidos diálogos que se han visto en una pantalla de cine. Espero que la tercera esté a la altura y no se conformen, como es habitual, con inflarnos a efectos especiales sin ton ni son.

¿A quién vas a llamar? ¡A Jack Black no por favor! Aunque si viene tan bien acompañado

Vía | Variety

Etiquetas

Miguel Michán @miguelmichan

He visto más películas de ciencia ficción y terror de las que mis padres deberían haber permitido. He pasado noches en vela encarnando a un poderoso mago neutral malvado. He llorado con algún que otro juego de Square. Y hasta llegué a convertir mi pasión por el manganime y la cultura japonesa en una forma de ganarme la vida cuando, en Noviembre de 2000, creé Shirase, una revista especializada que dirigí durante tres años mientras colaboraba en las revistas Dokan y Minami. Así que sí, puede decirse que llevo con orgullo eso de ser un friki como la copa de un pino. ¡A mucha honra!

Compartir este Artículo en