Futurama: The Beast with a Billion Backs

Continuando directamente los acontecimientos de El gran golpe de Bender (Bender’s Big Score), la segunda película de Futurama (de las cuatro previstas) comienza con la apertura de una enorme grieta en el espacio-tiempo que permite a un monstruo alienígena del tamaño de un planeta llegar hasta la Tierra. El bichejo posee a Fry convirtiéndolo en el Papa de una nueva religión al tiempo que persigue a Leela para convertirla en su mujer.

The Beast with a Billion Backs (La Bestia de un Millón de Espaldas) saldrá a la venta en DVD el próximo 24 de junio en los Estados Unidos y el 6 de agosto en España. Aunque no se sabe nada de una posible edición en holovisión o Blu-ray, aunque el DVD contendrá algunos extras interesantes además de los habituales comentarios de audio y escenas eliminadas:

* El episodio formado por las escenas entre niveles del videojuego de Futurama con audio comentario.
* Tomas falsas de los actores durante las sesiones de grabación.
* Animáticas y modelos 3D.
* Extra sobre la estrella invitada David Cross (lástima que no haya también otro sobre Brittany Murphy o Stephen Hawking, también estrellas invitadas)
* «Bender lee los créditos» y Bender canta su versión de la canción de inicio de Futurama (diciendo «Bésame mi brillante trasero metálico» y «¡Bender es genial!»).
* Diseños y bocetos de los nuevos personajes.

En fin, esperemos que esta segunda película nos devuelva toda la gloria de la serie original de Futurama tras la decepción que nos llevamos con la insípida primera parte.

Vía | Microsiervos
Vídeo | The Beast with a Billion Backs (Youtube)

Etiquetas

Miguel Michán @miguelmichan

He visto más películas de ciencia ficción y terror de las que mis padres deberían haber permitido. He pasado noches en vela encarnando a un poderoso mago neutral malvado. He llorado con algún que otro juego de Square. Y hasta llegué a convertir mi pasión por el manganime y la cultura japonesa en una forma de ganarme la vida cuando, en Noviembre de 2000, creé Shirase, una revista especializada que dirigí durante tres años mientras colaboraba en las revistas Dokan y Minami. Así que sí, puede decirse que llevo con orgullo eso de ser un friki como la copa de un pino. ¡A mucha honra!

Compartir este Artículo en