‘Fringe’, conclusiones y cierre.

Fringe Final ppal

A ‘Perdidos‘ todavía le quedaba año y medio para finalizar cuando J.J.Abrams ponía en pie la primera temporada de ‘Fringe‘; una serie que, marcada a fuego por su sello, ha mantenido a sus muchos fans en vilo durante las cinco temporadas (distribuidas a lo largo de cuatro años y cuatro meses) que la Fox ha tenido a bien terminar regalándonos tras muchos amagos de cancelación. ‘Fringe’ ha terminado y lo ha hecho después de trece episodios que han enfrentado más que nunca a los seguidores de la cabecera, dejando en una inmensa mayoría un regusto amargo que nada tiene que ver con el hecho de asistir a su cierre.

La cara más oscura de una gran serie

Fringe Final 01

Esta quinta y última temporada de las aventuras de Olivia, Peter, Walter y Astrid ni ha sido todo lo que de ella se esperaba ni, mucho menos, ha llegado a desarrollar lo que la conclusión de la cuarta dejaba entrever. Muchísimas eran las opciones que el encuentro final con “Belly” dejaba en el aire, y aunque (casi) todas apuntaban a que los responsables de ‘Fringe’ iban a explorar a conciencia todo el inmenso potencial que se entreveía sobre el Universo de ‘Letters of transit’, no podíamos imaginar que la manera de hacerlo fuera a resultar tan poco satisfactoria.

Vamos, que si esta quinta temporada hubiera vuelto a recurrir a la vertiente procedimental de la serie, aquella con la que arrancara en 2008 posicionándose como la hermana fantástica de ‘Expediente-X’, no creo que los que hemos estado atentos semana a semana a las idas de olla de los guionistas hubiésemos padecido tanto el errático devenir de los acontecimientos que han jalonado estos trece episodios.

Tanto es así que ahora que no tendremos más ‘Fringe’ (no negaré que ha sido emocionante escuchar la melodía de cabecera por última vez) y podemos mirar hacia atrás, es en la sabia combinación de las dos caras de la misma, y en esas magníficas segunda y terceras temporadas, donde pudimos asistir al mejor de los diversos festines que Abrams y compañía nos han llegado a ofrecer.

Fringe Final 02

Pero no, la quinta temporada no ha discurrido por esos senderos, y a la excitación propia de comenzar a visionar el primer episodio del final de un producto tan querido, seguían la desesperación de asistir a un arrastre por el fango en toda regla de lo que hasta ese momento habían sido 43 minutos semanales de continuas alegrías.

Con el tercer episodio de esta temporada final como mejor ejemplo de los lamentables niveles por los que ‘Fringe’ se ha llegado a arrastrar (el capítulo parecía sacado de un mal día de la serie clásica de ‘Star Trek’), los seguidores hemos tenido que armarnos de valor para soportar todo lo que ha conllevado la trama de las cintas de video y los objetos a recuperar para poder llevar a cabo del “plan” de Walter.

Para borrar del recuerdo quedan el inane protagonismo de Peter (¿para qué diantres sirvió que se injertara aquello que le convertía en Observer?) y Olivia durante buena parte del recorrido y la sensación de que la serie no tenía ni pajolera idea de adonde se dirigía. Salvable de la quema, por otra parte, han sido el personaje de Etta, algún que otro apunte acerca del aciago futuro en que se desarrolla la acción y el hilarante “viaje” de Walter en el episodio 9.

The end

Fringe Final 04

Y entonces llega el final. Pero el final de verdad. Tres últimos episodios en los que los guionistas se dan cuenta del tiempo perdido y, de forma atribulada, intentan arreglar el espectacular entuerto que ellos mismos han creado. ¿Lo consiguen? En mi humilde opinión no. ¿Alivian al menos las negativas sensaciones de los diez anteriores? Algo, pero no lo suficiente.

Son pequeños detalles y no el entramado general del terceto los que salvan una conclusión que no sobrevive al más nimio análisis en lo que al embrollo de líneas y paradojas temporales se refiere. De hecho, es tan enmarañada la madeja que termina tejiéndose con la forma en la que fuerzan el “happy ending” que me vais a disculpar si no entro en la trampa de intentar arrojar luz sobre ella.

Como decía, son los pequeños detalles y los varios guiños a hechos del pasado de la serie los que llegan a tocar la fibra sensible de quiénes hemos invertido casi cinco años de nuestra vida en ir capítulo a capítulo, temporada a temporada, disfrutando con todas las invenciones y excentricidades de Walter, los imposibles e interminables conocimientos de Peter y las muchas tribulaciones personales de Olivia.

Fringe Final 03

Y de esta forma, el modo en que la pareja irrumpe en la base de los Observers y aniquilan a muchos de ellos, las diversas despedidas de los personajes (de entre las que me quedo, de todas todas, con la de Walter y la encantadora Astrid) o la (brevísima) recuperación del Otro Universo son los escasos momentos que nos devuelven la grandeza del pasado.

No puedo terminar sin asomarme a los dos últimos minutos de la serie y, sobre todo, a ese último plano que voy a optar por tomarme como una gran broma por parte del equipo creativo. Más que nada porque, si no es así, si han pretendido lo que parece que pretenden con esa reveladora mirada de Peter, entonces, sólo entonces, tendría que plantearme viajar a una hora en el pasado, volver a empezar a escribir este artículo y arremeter contra la tomadura de pelo que ha sido el “the end” de ‘Fringe’…

Etiquetas

Sergio Benítez @fancueva

Lector apasionado. Cinéfilo empedernido. “Seriófilo” de pro. Jugador (que no ludópata, cuidado) impenitente. Melómano desde la cuna. Arquitecto de carrera. Profesor por vocación. Gaditano de nacimiento. Sevillano de adopción. Treintañero para cuarentón. ¡Ah! y escritor compulsivo tanto aquí como en Blog de cine.

Compartir este Artículo en