‘Flaman’, o como un cani con superpoderes aprende aquello del gran poder y la gran responsabilidad

'Flaman', o como un cani con superpoderes aprende aquello del gran poder y la gran responsabilidad

La semana pasada tuve el honor asistir a un pase privado de los 7 primeros capítulos de ‘Flaman’, la nueva serie que los chicos de Diffferent Entertainment han realizado para Canal Sur. En los últimos años la programación de esta cadena ha decaído hasta límites preocupantes, basando su programación en espacios dedicados a que niños repelentes y viejos desvergonzados hagan el ridículo. Creo que la apuesta de Canal Sur por una serie como esta es todo un acierto.

Como único representante de prensa y, en definitiva, único espectador ajeno al equipo, no había visto nada de la serie y no tenía muy claro lo que iba a encontrarme. Cuál no sería mi sorpresa al descubrirme a mi mismo boquiabierto desde el minuto dos de la serie.

¿Un cani con superpoderes? ¿Eso es todo?

‘Flaman’ nos cuenta la historia de Zequi (interpretado por el cordobés Emilio Márquez), un chaval de 20 años que un buen día descubre que tiene superpoderes, con todos los problemas que ello conlleva. Así contado puede parecernos una historia de lo más típica, pero lo que diferencia a ‘Flaman’ de lo que hemos visto hasta ahora es que Zequi es un chaval que vive en un barrio marginal de Sevilla, un escenario que los chicos de Diffferent saben recrear a la perfección.

Cuando decimos que Flaman es un cani con superpoderes hay que aclarar que Zequi, por muy cani que sea, que lo es, es un buen chaval que ha crecido en un ambiente conflictivo y tiene la picardía que cualquiera de nosotros podría tener a los 20 años si te has criado sin muchos lujos. Todo esto hace que empaticemos con el personaje casi desde el principio.

Desde el primer momento Alfredo (Adrian Pino), un friki (frikazo) que está con Zequi en clase, tratará de convertir a este en un superheroe. Desde su punto de vista de friki, Alfredo tiene muy claro que si Zequi tiene superpoderes obligatoriamente tendrá que convertirse en un superheroe, con nombre y traje a juego. Como a Zequi este tema le queda bastante grande y ve que Alfredo es un entendido en el tema se pondrá en sus manos.

'Flaman', o como un cani con superpoderes aprende aquello del gran poder y la gran responsabilidadDe izquierda a derecha y de arriba a abajo: Emilio Márquez, Adrián Pino, Daniel Mantero, Dante Beli, Jairo Sánchez, Álvaro Pérez y Mauricio Morales.

Obviamente Zequi y Alfredo vienen de dos mundos completamente diferentes, y aunque Zequi trata de respetar a Alfredo y a su grupo de amigos, le costará horrores entender sus costumbres y a veces hasta su forma de hablar. El grupo de frikis, formado por Oscar (Jairo Sánchez), Felipe (Dante Beli) y Gabriel (Nacho León), podrá parecer exagerado a ratos, pero los que nos movemos por estos círculos veremos una gran representación del fandom friki en estos personajes.

Por su parte Zequi tiene dos amigos inseparables, el Carrasco (Mauricio Morales) y el Chiclana (Álvaro Pérez), dos personajes perfectamente caricaturizados que no dejarán indiferente al espectador. El grupo cani se completa con la Jesi (Carmen Vique) y la Trini (Patricia Toro), las novias de Zequi y el Chiclana respectivamente. Estas dos canorras, chonis o como queramos llamarlas aportan un toque femenino muy singular a la serie. El resto de personajes secundarios no tiene ningún desperdicio, entre los que personalmente destaco a los actores Daniel Mantero y Ken Appledorn.

David Sainz saca a relucir, por un lado, su faceta más friki con unos personajes que no paran de soltar referencias a cómics, series, cine, rol… Incluso coloca por ahí algún detalle que hará sudar a los expertos cazadores de referencias frikis. Por otro lado nos presenta unos personajes canis y barriobajeros a más no poder, con unos diálogos sencillamente geniales. Aunque al principio puedan parecer algo histriónicos, a medida que vamos conociendo a los personajes nos damos cuenta de que la química entre ellos hace que funcionen muy bien en conjunto.

aTeresa Segura, productora de la serie, en un cameo junto a Carmen Vique y Patricia Toro.

‘Flaman’ cuenta con un guión muy trabajado y una realización que no tiene nada que envidiar a otras series de mayor presupuesto (hasta cierto límite, claro). La música es un elemento muy importante en la serie y gracias a sus escenarios y sus localizaciones (todas ellas reales) es muy fácil meterse dentro de la serie, algo que no tenemos en otras producciones españolas que nos presentan personajes adolescentes completemente artificiales. Además cuenta con unos personajes irrepetibles y unos actores que sorprenderán a muchos.

Soy un gran admirador del trabajo que David y sus chicos han realizado hasta ahora, pero creo que con ‘Flaman’ han demostrado que tienen mucho más talento del que hasta ahora habían podido demostrar. No quiero ni pensar lo que este equipo será capaz de hacer el día que cuenten con un presupuesto decente. Por ahora habrá que esperar a ver como responde el publico a esta serie que se estrenará a principios de 2013.

P.D.: Aún no lo sabéis, pero sois fans de ‘Mesías Espacial’. Ya habrá tiempo de explicar esto.

En Zona Fandom | En 2013 nos llega ‘Flaman’, el nuevo trabajo de Diffferent Entertainment

Etiquetas

Adrik @adrikable

Adri Ortiz, el autor con aires de grandeza y ansias de poder (y de fama y gloria también), inicia su carrera friki en 1998 publicando junto a Antonio Jiménez un fanzine plagiario de nefasta calidad llamado ‘Fanjanter: El Plagio Definitivo’. Esta parodia del ‘Fanhunter’ de Cels Piñol tiene bastante existo y Adrik (nombre artístico del autor en homenaje a su ascendencia rusa) acaba uniéndose a David Llort para crear las tiras cómicas de ‘Fan Hell’, que serán la carta de presentación de este duo para entrar en Planeta y realizar los dos número de ‘Fanhunter: La Batalla de Montjuïc Redux’, allá por 2003. Cansados de ser viejas glorias, Adrik y Llort vuelven a la escena comiquera en 2010 rescatando las tiras de ’Fan Hell’. Gracias a esto el autor sevillano acabó metido de rebote en Zona Fandom y posteriormente en la Fancueva, donde da rienda suelta a sus conocimientos subculturales.

Compartir este Artículo en