Entrevista a James Wong, director de la película de Dragon Ball

La semana pasada recibimos una invitación por parte de la 20th Century Fox para visitar los estudios y el set de producción de la esperada película de imagen real de Bola de Dragón. Una oportunidad así no se presenta todos los días así que aceptamos y a la mañana siguiente estábamos en un vuelo transoceánico dándole vueltas a las preguntas que le haríamos a James Wong, director de la película, cuando lo tuviésemos delante.

Para los profanos, Wong no es ningún mindundi, sino que arrastra una carrera de la que han surgido frutos tan conocidos como El único o Destino Final, ambas escritas y dirigidas por él. Su nombre también está asociado al de Chris Carter y no en vano, dirigió un episodio de Expendiente X, escribió 15 y produjo más de 50. Y eso sin contar su participación en Millennium, para un servidor, lo mejor que ha hecho y jamás hará el bueno de Carter.

Pero no nos desviemos del tema. Allí estábamos nosotros, en mitad de un enorme plató rodeados de toda clase de artefactos con el sello de Capsule Corp, atónitos mientras terminaban de rodarse las últimas tomas del día ahora que el estudio ha metido presión para que se retoquen diversos aspectos de la película. No podemos hablar de nada de lo que vimos, pero sí que podemos ofreceros la conversación que mantuvimos con el director en un impresionante camerino con más lujos de los que probablemente lleguemos a ver en nuestra vida.

Zona Fandom: ¿Que puede esperar de la película un aficionado del manga y/o el anime original?
James Wong: Será la mejor experiencia de su vida, se lo garantizo. La gente dice muchas tonterías en los foros y blogs pero todos los que la han visto ya han alucinado. La mayoría se queda sin palabras. Akira Toriyama estuvo aquí la semana pasada y lloró con la película.

ZF: Eso seguro que tranquilizará a nuestros lectores. ¿Es usted seguidor del gran Toriyama?
JW: ¡Claro! ¡Me encanta! Soy su mayor fan. Es una lástima que nuestro intérprete se pusiese enfermo y no pudiese entender nada de lo que me decía. El pobre estaba tan emocionado que no paraba de correr de un lado para otro tirándolo todo agitando los brazos mientras daba gritos.

ZF: ¿De alegría?
JW: Hombre, digo yo. Acababa de ver la película así que no podía ser otra cosa.

ZF: Bueno, ¿y Dragon Ball? ¿Qué le parece?
JW: Me encanta. Soy su mayor fan. Aún recuerdo cuando veía la serie por la televisión, con la princesa Atenea y esos combates tan espectaculares con litros y litros de sangre. Shun es el mejor, tan masculino.

ZF: Estoo, pero eso es Saint Seiya y ni tan siquiera es de Toriyama. Yo le preguntaba por Dragon Ball…
JW: No, te equivocas. Estoy bastante seguro de que es Dragon Ball. Estoy rodando la película, ¿recuerdas? Puede que no me haya leído el guión pero una vez hojeé el comic en un quiosco y tenían los ojos grandes y los peinados raros esos.

ZF: Emmmm, vale, cambiemos de tema… ¡¿No ha leído el guión?!
JW: Claro que no, para eso tengo ayudantes. Además, lo ha escrito Ben Ramsey, y me consta que él también es un gran aficionado a la serie. No necesito leerlo para saber que ha sido completamente respetuoso con la obra original. ¿Es que no has visto el robot de detrás tuya?

ZF: ¡WTF! ¡No lo había visto! ¡Pero si es Mazinger Z! ¡¿Qué tiene que ver él en todo esto?!
JW: Me gustan los robots. Transformers de DreamWorks fue un gran éxito así que decidimos prescindir de los actores y dedicar la mitad del presupuesto a fabricarlo.

ZF: ¡¿La mitad?! Eso son… ¡50 millones! ¿Os habéis gastado 50 millones de dólares en un Mazinger Z de atrezzo para una película de Dragon Ball? Bah, da igual, no hace falta que responda a eso. ¿Qué es eso de que habéis prescindido de los actores? ¿Que pasa con Justin «Goku» Chatwin?
JW: Lo despedimos a mitad del rodaje. Como te decía no andamos sobrados de presupuesto así que rodamos el resto de sus escenas, las de diálogo, con un chimpancé amaestrado.

ZF: Bueno, al menos sale un mono, algo es algo. Entonces, ¿Ya os habéis gastado los 100 millones que teníais de presupuesto?
JW: Buah. 100 millones. Así dicho suena a mucho pero, ¿crees que este camerino es barato? ¿crees que el avión que os a traído sale de mi bolsillo? No, todo eso vale dinero, mucho dinero. Y eso sin contar las armaduras de los personajes o lo que le pagamos a Uwe Boll para que nos ayudase a adaptar la historia… por cierto, que gran profesional.

ZF: Ok, sin comentarios. Hablando de los personajes, ¿Por qué habéis decidido cambiar tanto a Piccolo y hacer que no sea verde?
JW: ¿Quién es Piccolo? Naah, es broma, ya se que es el que le robó la novia en el instituto al prota. Verás, si te soy sincero no se si es verde o no, soy daltónico. Pero tampoco creo que sea tan importante, solo es un color. Además, odio el verde.

ZF: ¿En qué consisten exactamente los nuevos cambios que ha impuesto la productora tras las críticas recibidas por el primer trailer?
JW: Bah, son cuatro cosas. Originalmente el protagonista iba en una nube voladora pero a alguien de arriba le pareció que podía ofender a los musulmanes así que lo hemos quitado; ahora va en helicóptero. También está el tema del padre del protagonista, Jor-El… Uno de los productores se empeñó en que quería aparecer en la película así que le dimos un pequeño papel al principio metiendo a su hijo en una nave para enviarlo a la Tierra de beca Erasmus.

ZF: Y entonces, ¿para qué necesitáis «hombres que hablen de forma fluida el nepalés o el tibetano» en las nuevas escenas?
JW: ¿Lo dices por el anuncio del Actors Access? Ja, ja, no hombre. Eso fue una coña de un amigo. ¿Para qué íbamos a querer nosotros a los monjes esos? Ni que fuéramos a montar un torneo de artes marciales o que se yo. Ja, ja, ¿Te imaginas?

ZF: Si, me hago una idea, que locura. Bueno, esto… ha sido un… esto… placer estar aquí. ¿Algún saludo para los aficionados de Bola de Dragón?
JW: ¡Claro!… ¡Hadouken!

NOTA IMPORTANTE: Aunque el contenido completo de esta entrevista es absolutamente ficticio, estoy bastante convencido de que las respuestas reales de Wong a estas preguntas no serían menos surrealistas que las aquí plasmadas. Por cierto, las imágenes conceptuales que acompañan la «entrevista» pertenecen a Jose Luis Ramos M. y probablemente estén más trabajadas que los personajes que veremos en la película real (¡al menos se parecen a los originales!).

Etiquetas

Miguel Michán @miguelmichan

He visto más películas de ciencia ficción y terror de las que mis padres deberían haber permitido. He pasado noches en vela encarnando a un poderoso mago neutral malvado. He llorado con algún que otro juego de Square. Y hasta llegué a convertir mi pasión por el manganime y la cultura japonesa en una forma de ganarme la vida cuando, en Noviembre de 2000, creé Shirase, una revista especializada que dirigí durante tres años mientras colaboraba en las revistas Dokan y Minami. Así que sí, puede decirse que llevo con orgullo eso de ser un friki como la copa de un pino. ¡A mucha honra!

Compartir este Artículo en