El primer Batmóvil se subasta por 4.6 millones de dólares [Frikada de la Semana]

El Batmóvil original

¡Santos lunáticos, Batman! Un coleccionista ha desembolsado por el primer Batmóvil, de la serie de los 60, un total de 4.6 millones de dólares (3.45 millones de euros al cambio). Casi nada.

Se trata de un Ford Futura de 1955 modificado por George Barris, uno de los mayores expertos de la época en el diseño de vehículos para cine y televisión. En 1966, con apenas 15 días de plazo, Barris compró un viejo Ford por un dólar, y con él creó un icono de la cultura pop. En total, gastó 15.000 dólares en terminarlo.

A esa primera unidad, que es la que se ha subastado, se le terminaron añadiendo otras cinco. Pero el primer Batmóvil permaneció en la colección particular del propio Barris, con su Bat-teléfono y el lanzador de aceite, construido a partir de unos viejos aspersores.

El nuevo propietario es Rick Champagne, que podrá conducirlo por la calle si quiere, pues el coche cuenta con permiso de circulación. Eso sí, sus planes para el vehículo los tiene muy claros: derribará un muro de su casa y lo colocará en un sala de estar.

Con los 4.6 millones alcanzados, el Batmóvil iguala el record del vehículo de cine por el que más se ha pagado. Hasta ahora este record lo tenía en solitario el Aston Martin DB5 que Sean Connery usó en ‘Goldfinger’, aunque aquella compra se hizo en 2010… así que por inflación, su dueño puede presumir de que sigue siendo el más caro.

Vía | Hollywood Reporter
En ZonaFandom | La Frikada de la Semana, Adiós a Neil Hefti, compositor de la sintonía de Batman

Etiquetas

Alkar @bidorto

Vivo en las afueras de Málaga. El tiempo que me deja libre mi trabajo como analista acústico me gusta dedicarlo a la subcultura. No recuerdo cuando empecé a leer cómics pero por casa, en Jerez, siempre hubo tomos de Asterix y grapas de Mortadelo. Lo que realmente me abrió a la cultura alternativa fue una partida de Star Wars d6. Al poco estaba en la reunión inaugural del Club Dragom, en Jerez. Gracias a este grupo montamos varias jornadas y pude probar de todo: MERP, Rolemaster, Ragnarok, Runequest, AD&D, La Llamada de Cthulhu, Cyberpunk, Vampiro, Lobo, Mago, Fanhunter, Shadowrun, Mutantes en la sombra, Magic, Battletech, Mechwarrior, Warhammer… hasta ¡Niños!, El Juego de Rol de los Niños de Goma. En esa época me volví irremediablemente Tolkiendili, y adicto a la literatura épica y fantástica. Poco antes de mudarme a Málaga me presentaron a Pratchett, y comenzó la caza de ejemplares descatalogados en ferias de ocasión. Increíblemente, encontré a una malagueña que, sin ser rolera, comparte muchos de mis gustos y hace chistes sobre la Patrulla X. Aceptó casarse conmigo, aunque no me dejó cortar la tarta con Nársil. “Mola, pero es un muy grande. Quizás un sable de luz…”

Compartir este Artículo en