El Lavadero de las Galaxias: Una Nueva Encerada [Frikada de la Semana]

Una de las esclavas Leia lavando un coche muy afortunado, por una buena causa
La ONG Make-a-Wish decidió recaudar fondos de una forma bastante curiosa: con un lavadero de coches benéfico en Los Angeles… en el que hasta quince chicas iban caracterizadas como Leia Organa con el famoso modelito de esclava de Jabba el Hutt. Si eso no es capaz de atraer a una caterva de fans, nada puede. Bueno, otra chica va vestida como Padme con su uniforme de combate tras ser lavado en agua caliente (encogido, vamos, así que la pobre va más apretada que las tuercas de un submarino).

Así que decenas de conductores, frikis o no, llevaron allí sus coches (algunos sucísimos, y otros no dudo que impolutos) para que las quince Leias esclavas se lo lavaran por diez dólares, con la tranquilidad añadida de que era por una buena causa. El hecho de que de paso las Leias se lavaran unas a otras es un extra, como lo de la doble capa de cera.

Pero sería muy cruel por mi parte contaros todo esto sin que tuvierais la oportunidad de ver cómo es esto en funcionamiento. Afortunadamente, alguien majete decidió grabar el momento desde el interior de uno de los coches mientras era escrupulosamente lavado por las delicadas manos del grupo de Leias. ¿Por qué aquí la ONG que más se lo curra monta un mercadillo o representan la Antología de la Zarzuela? Así nos va…

Ve el video en el sitio original.

Ve el video en el sitio original.

Galería de fotos

(Haz click en una imagen para ampliarla)

slave-leia-wash-0.jpg
slave-leia-wash-1.jpg
slave-leia-wash-11.jpg
slave-leia-wash-19.jpg
slave-leia-wash-21.jpg

Vía | Microsiervos
Más información (y fotos nenes, y fotos) | The Chive
En ZonaFandom | La Frikada de la Semana

Etiquetas

Alkar @bidorto

Vivo en las afueras de Málaga. El tiempo que me deja libre mi trabajo como analista acústico me gusta dedicarlo a la subcultura. No recuerdo cuando empecé a leer cómics pero por casa, en Jerez, siempre hubo tomos de Asterix y grapas de Mortadelo. Lo que realmente me abrió a la cultura alternativa fue una partida de Star Wars d6. Al poco estaba en la reunión inaugural del Club Dragom, en Jerez. Gracias a este grupo montamos varias jornadas y pude probar de todo: MERP, Rolemaster, Ragnarok, Runequest, AD&D, La Llamada de Cthulhu, Cyberpunk, Vampiro, Lobo, Mago, Fanhunter, Shadowrun, Mutantes en la sombra, Magic, Battletech, Mechwarrior, Warhammer… hasta ¡Niños!, El Juego de Rol de los Niños de Goma. En esa época me volví irremediablemente Tolkiendili, y adicto a la literatura épica y fantástica. Poco antes de mudarme a Málaga me presentaron a Pratchett, y comenzó la caza de ejemplares descatalogados en ferias de ocasión. Increíblemente, encontré a una malagueña que, sin ser rolera, comparte muchos de mis gustos y hace chistes sobre la Patrulla X. Aceptó casarse conmigo, aunque no me dejó cortar la tarta con Nársil. “Mola, pero es un muy grande. Quizás un sable de luz…”

Compartir este Artículo en