‘El Hobbit’ se rodará en Nueva Zelanda

Marcha en Wellington en apoyo al rodaje de El Hobbit en Nueva Zelanda
*’El Hobbit’ se rodará finalmente en Nueva Zelanda*. Tras varios días de negociaciones a puerta cerrada entre el primer ministro del país, *John Key, y los ejecutivos de la Warner*, se ha llegado a un acuerdo que ha contentado a ambas partes, siendo el propio dirigente el que ha dado la buena noticia en rueda de prensa. Peter Jackson y Weta Digital deben estar celebrándolo por todo lo alto. La presión popular, que ha convocado marchas en las ciudades más importantes de la nación, ha funcionado.

Además, esto confirma, por si quedaba algún género de dudas, que la adaptación de Tolkien está más que aprobada y que *el rodaje comenzará más pronto que tarde*. Al final todo el trabajo realizado en los estudios de Wellington, los decorados y la regeneración de la colina de Hobbiton no ha sido en vano.

No sabemos aún *qué tipo de beneficios habrá obtenido Warner*, que ha tratado de aprovechar el río revuelto para obtener ventajas económicas. El primer ministro ya dijo que no estaba dispuesto a negociar a la baja, a comprometer el dinero público ni a ofrecer ventajas improcedentes que fueran en contra de la sostenibilidad de la industria cinematográfica del país.

Ahora que sabemos que no se traslada la producción a Europa, está claro que nos va a pillar peor visitar las localizaciones del rodaje en Nueva Zelanda. Pero aunque aquí tenemos paisajes impresionantes, creo que sería muy difícil recrear los escenarios que ya vimos en ‘El Señor de los Anillos’ en otro sitio que no fuera en el que se rodaron. Bueno, un problema menos, a partir de ahora todo es cuesta abajo (espero).

Vía | The One Ring (y foto)
En ZonaFandom | ‘El Hobbit’ ya tiene Bilbo y enanos, ‘El Hobbit’ se enfrenta a un problema o tres, pero tiene luz verde, Construcción de la colina de Hobbiton

Etiquetas

Alkar @bidorto

Vivo en las afueras de Málaga. El tiempo que me deja libre mi trabajo como analista acústico me gusta dedicarlo a la subcultura. No recuerdo cuando empecé a leer cómics pero por casa, en Jerez, siempre hubo tomos de Asterix y grapas de Mortadelo. Lo que realmente me abrió a la cultura alternativa fue una partida de Star Wars d6. Al poco estaba en la reunión inaugural del Club Dragom, en Jerez. Gracias a este grupo montamos varias jornadas y pude probar de todo: MERP, Rolemaster, Ragnarok, Runequest, AD&D, La Llamada de Cthulhu, Cyberpunk, Vampiro, Lobo, Mago, Fanhunter, Shadowrun, Mutantes en la sombra, Magic, Battletech, Mechwarrior, Warhammer… hasta ¡Niños!, El Juego de Rol de los Niños de Goma. En esa época me volví irremediablemente Tolkiendili, y adicto a la literatura épica y fantástica. Poco antes de mudarme a Málaga me presentaron a Pratchett, y comenzó la caza de ejemplares descatalogados en ferias de ocasión. Increíblemente, encontré a una malagueña que, sin ser rolera, comparte muchos de mis gustos y hace chistes sobre la Patrulla X. Aceptó casarse conmigo, aunque no me dejó cortar la tarta con Nársil. “Mola, pero es un muy grande. Quizás un sable de luz…”

Compartir este Artículo en