El Hobbit ruso de 1985, o cómo nuestros amigos de la URSS se adelantaron también en esto a los EE.UU. [Frikada de la semana]

Hobbit ruso

‘Skazochnoye puteshestviye mistera Bilbo Begginsa Khobbita’ (El viaje de cuento de hadas del hobbit Bilbo Bolsón) o ‘Хоббит’ (El Hobbit, a secas), es una de esas pequeñas joyas del séptimo arte que YouTube ha ayudado a sacar del olvido. Concebida para televisión en 1985 durante los primeros años de cambio de la Unión Soviética, es la prueba irrefutable de que se puede contar la historia de J.R.R. Tolkien en menos de una hora y cuarto dejando sin aliento al espectador gracias a sus prodigiosas interpretaciones, realistas efectos especiales e imprescindibles números musicales.

El Hobbit ruso es lo que El Hobbit de Peter Jackson tendría que haber sido, ¡y mucho más! Juzgad por vosotros mismos si no me creéis…

Por favor, exijo a las máximas autoridades de la academia que entreguen inmediatamente el San Jorge de Oro a Igor Dmitriev por su desgarradora versión de Gollum. Ni Andy Serkis ni nada hombre. Bueno, y qué decir de la expresividad de Andriej Cukanow como Smaug (imagino que es el que mueve las manos de aquí para allá). Que maravilla. Eso sí es que es un ruso y no Yuri Gagarin. Y del tipo que narra media película tirado en una silla de bar mejor ni hablo. Genio, es un genio.

En fin, ¿qué creíais? ¿Que los únicos que sabían hacer cine como dios manda eran los turcos? Por favor.

En Blog de Cine | ‘El Hobbit’, la alucinante historia de su primera adaptación cinematográfica
En Papel en Blanco | La curiosa edición soviética de ‘El hobbit’

Etiquetas

Miguel Michán @miguelmichan

He visto más películas de ciencia ficción y terror de las que mis padres deberían haber permitido. He pasado noches en vela encarnando a un poderoso mago neutral malvado. He llorado con algún que otro juego de Square. Y hasta llegué a convertir mi pasión por el manganime y la cultura japonesa en una forma de ganarme la vida cuando, en Noviembre de 2000, creé Shirase, una revista especializada que dirigí durante tres años mientras colaboraba en las revistas Dokan y Minami. Así que sí, puede decirse que llevo con orgullo eso de ser un friki como la copa de un pino. ¡A mucha honra!

Compartir este Artículo en