Dead Space y Dead Space Perdición: en el espacio nadie puede oír tus gritos

deadspace2.jpg

Aunque nuestros compañeros de Vida Extra ya realizaron un completo análisis de este excelente videojuego de Electronic Arts para PS3, Xbox 360 y PC, no podía resistirme a hablaros por mi mismo del que probablemente sea la mejor adaptación jamás realizada de Alien de Ridley Scott. Ya, ya se que Dead Space no guarda ninguna relación con la famosa saga, pero a nadie se le escapan los referentes del ambiente claustrofóbico y las claves del “terror scifi” sobre las que se construye esta pequeña maravilla del entretenimiento tecnológico.

La historia de Dead Space nos pone en la piel de Isaac Clarke, un ingeniero de la compañía Concordace Extraction Corporation enviado junto a dos compañeros a la Ishimura, una enorme nave minera en órbita sobre la colonia Aegis 7. Su misión es restablecer las comunicaciones, perdidas seguramente a causa de algún problema técnico, pero pronto descubrirán que se trata de algo mucho más grave cuando, tras realizar una aterrizaje de emergencia, descubren que no queda rastro de la tripulación (bueno, la sangre siempre es una buena pista, claro). Atrapados, tendrán que encontrar una vía de escape mientras tratan de descubrir lo que ha ocurrido allí para evitar que les suceda lo mismo. ¿Hace falta que insista sobre los parentescos con la teniente Ripley y la nave Nostromo?

deadspace.jpg

deadspace3.jpg

Tras haber completado un par de veces el juego completo la sensación es más que satisfactoria. La mecánica de juego es adecuada, la historia absorbente (salvo por el complejo de mecánico que podemos desarrollar) y los gráficos absolutamente apabullantes con una de la mejores iluminaciones de la presente generación. El único aspecto negativo va a parar a las colisiones con los cuerpos desmembrados que terminarán poblando el suelo, incomprensiblemente poco realistas en su movimiento y física.

reviewsds.jpg

El apartado sonoro merece una mención aparte y es en buena medida responsable de la inquietante experiencia que constituye el juego: los gritos ahogados en la lejanía, el vacío en las secciones expuestas de la nave, los chispazos inoportunos y hasta la condenada estática del comunicador, responsable de algún que otro sobresalto nada disimulado. Imprescindible jugar con un buen equipo 5.1… ¡y las luces apagadas! ¿No me creéis? Pues probad a descargar la demo disponible desde ya en XBL y PSN para Xbox y PS3 respectivamente. Si os gusta el miedo, seguro que os engancha.

Dead Space: Perdición

deadspaceperdicion.jpg

Acompañando al lanzamiento del videojuego encontramos esta película de animación dirigida por Chuck Patton (responsable de algunos episodios de Spawn y G.I. Joe) que sirve de precuela a la historia de Dead Space. Los mineros de Aegis 7 se topan con una antigua reliquia de origen extraterrestre que puede contener la respuesta que el grupo religioso de la Uniologia busca con desenfreno. Sin embargo, una creciente ola de violencia y locura empieza a azotar la colonia alimentando el fanatismo y la paranoia hasta un punto crítico que causará el caos.

reviewsdsperdicion.jpg

Aunque me gustaría decir lo contrario, es imposible negar que Dead Space Perdición no es más que un subproducto. La animación no está a la altura, la dirección es simplona y el argumento avanza de un modo precipitado con algún que otro agujero difícil de comprender después de las bases sentadas por el videojuego. Eso sí, puede que la película no merezca más que un simple visionado rápido gracias al videoclub más cercano (en España está editada en DVD y Blu-ray) pero cuando completéis el juego probablemente estaréis ansiosos de más, y es aquí donde Perdición mejor encaja: un mero extra que añade algunas pinceladas más al cuadro de Dead Space.

Dejamos para otra ocasión la primera manifestación de esta nueva y jugosa franquicia de EA, el cómic de Dead Space ilustrado por Ben Templesmith (30 días de oscuridad) y escrito por Antony Johnston (Wolverine) autor también del guión del juego.

Más información | Dead Space y Dead Space Perdición

Etiquetas

Miguel Michán @miguelmichan

He visto más películas de ciencia ficción y terror de las que mis padres deberían haber permitido. He pasado noches en vela encarnando a un poderoso mago neutral malvado. He llorado con algún que otro juego de Square. Y hasta llegué a convertir mi pasión por el manganime y la cultura japonesa en una forma de ganarme la vida cuando, en Noviembre de 2000, creé Shirase, una revista especializada que dirigí durante tres años mientras colaboraba en las revistas Dokan y Minami. Así que sí, puede decirse que llevo con orgullo eso de ser un friki como la copa de un pino. ¡A mucha honra!

Compartir este Artículo en