Darth Vader borracho ataca a grupo Jedi

Pongámonos en situación. Un grupo Jedi practica con sus espadas de luz plácidamente cuando hace acto de aparición el mismísimo Darth Vader dispuesto a armar bronca. Hasta aquí todo bien; podría tratarse perfectamente de alguna escena eliminada de la saga galáctica. El problema viene cuando descubrimos que el Darth Vader en cuestión acaba de ventilarse cerca de 10 litros de vino, utiliza una bolsa de basura como capa y en lugar de un sable de luz blande una muleta metálica.

No, no he sido yo el que le ha dado a la bebida, sino Arwel Wynne Hughes, un chavalote de 27 años que bajo el grito de «¡Darth Vader! ¡Jedis!» atacó al fundador de la Iglesia Jedi del Reino Unido, Barney Jones (más conocido como Master Jonba Hehol) y a su primo Michael Jones (Mormi Hehol) con la mencionada muleta en la cabeza y el muslo respectivamente. Los primos estaban grabando el duelo de modo que al menos consiguieron un bonito recuerdo para la posteridad.

El caso ha llegado hasta la justicia británica (se ve que el Imperio no tiene jurisdicción en esta parte de la galaxia) que ha condenado al joven Sith a pagar 100 libras a cada una de sus víctimas y otras 60 a la corte (imagino que en concepto de clinex para secarse las lágrimas de tanto reírse), aunque al menos se ha librado de dos meses de prisión.

¡Gracias a Manuel Quiroga de ¡Vaya Tele! por tan surrealista noticia!

Vía | aldiatx.com
Vídeo | BBC News

Etiquetas

Miguel Michán @miguelmichan

He visto más películas de ciencia ficción y terror de las que mis padres deberían haber permitido. He pasado noches en vela encarnando a un poderoso mago neutral malvado. He llorado con algún que otro juego de Square. Y hasta llegué a convertir mi pasión por el manganime y la cultura japonesa en una forma de ganarme la vida cuando, en Noviembre de 2000, creé Shirase, una revista especializada que dirigí durante tres años mientras colaboraba en las revistas Dokan y Minami. Así que sí, puede decirse que llevo con orgullo eso de ser un friki como la copa de un pino. ¡A mucha honra!

Compartir este Artículo en