Construir réplicas de R2D2, como hobby

Reunión del R2 Builders Group

Sabíamos de aficiones poco comunes, pero esta al menos es nueva para mi. El ‘R2 Builders Group‘ es un grupo de fans de Star Wars cuya afición es la de fabricar réplicas a tamaño real de R2D2 en particular, y droides en general, de forma casi profesional. Lo curioso es que no son pocos sus miembros, y se gastan auténticas fortunas en tan particular vicio.

En el sitio web Astromech, que es el lugar oficial de encuentro de este grupo de fans, podéis obtener guías explicativas, planos detallados, y cualquier información que necesitéis para construir vuestro propio R2D2, o cualquiera de otro de los droides que aparecen en la saga. Eso sí, los que estéis ansiosos por fabricaros vuestro «arturito», vais a necesitar la paciencia de un maestro Jedi: años de trabajo, y miles de euros en materias primas y herramientas. Incluso publican la ‘R2 Builders Magazine‘.

Si quéreis ver los resultados, en Artoo Detoo hay información, vídeos, fotos y recursos adicionales. Allí los fans van colgando trucos y los progresos de sus réplicas. ¿Frikada de la semana? ¡No! Porque… ¿quién no querría tener uno de estos en casa? ¡Confesad!

Os dejo con algunas de las fotos de muestra que han ido subiendo los miembros del R2 Builders Group.

Sitio oficial | Astromech
Más información | Artoo-Detoo
Vía | Microsiervos

Galería de fotos

(Haz click en una imagen para ampliarla)

1.jpg
12.JPG
52.JPG
59.JPG
C4-30.JPG
DroidSoFar003.jpg
DSC00301.JPG
DSC00311.JPG
DSC00312.JPG
DSC00385.JPG
DSC02853.JPG
DSC02865.jpg
IMG_0069.JPG
IMG_2263.JPG
PC200001b.JPG
r2front.JPG
r4droid.jpg
side.JPG
sidel.JPG

Etiquetas

Alkar @bidorto

Vivo en las afueras de Málaga. El tiempo que me deja libre mi trabajo como analista acústico me gusta dedicarlo a la subcultura. No recuerdo cuando empecé a leer cómics pero por casa, en Jerez, siempre hubo tomos de Asterix y grapas de Mortadelo. Lo que realmente me abrió a la cultura alternativa fue una partida de Star Wars d6. Al poco estaba en la reunión inaugural del Club Dragom, en Jerez. Gracias a este grupo montamos varias jornadas y pude probar de todo: MERP, Rolemaster, Ragnarok, Runequest, AD&D, La Llamada de Cthulhu, Cyberpunk, Vampiro, Lobo, Mago, Fanhunter, Shadowrun, Mutantes en la sombra, Magic, Battletech, Mechwarrior, Warhammer… hasta ¡Niños!, El Juego de Rol de los Niños de Goma. En esa época me volví irremediablemente Tolkiendili, y adicto a la literatura épica y fantástica. Poco antes de mudarme a Málaga me presentaron a Pratchett, y comenzó la caza de ejemplares descatalogados en ferias de ocasión. Increíblemente, encontré a una malagueña que, sin ser rolera, comparte muchos de mis gustos y hace chistes sobre la Patrulla X. Aceptó casarse conmigo, aunque no me dejó cortar la tarta con Nársil. “Mola, pero es un muy grande. Quizás un sable de luz…”

Compartir este Artículo en