Christopher Lee quiere ser Saruman, pero no viajar a Nueva Zelanda

Ve el video en el sitio original.

Por todos los fanáticos de la trilogía cinematográfica de ‘El Señor de los Anillos‘, es sabido que Peter Jackson (PJ) encontró los escenarios perfectos para la Tierra Media en Nueva Zelanda. En ocasiones anteriores os comentamos que los actores de la trilogía estaban en la lista de llamadas de PJ y Guillermo del Toro (GDT) para ‘El Hobbit‘. Uno de los primeros en confirmar que le gustaría participar fue Ian McKellen (Gandalf), y otro de los que eran insustituibles era Christopher Lee (Saruman).

Para los despistados que hayan cometido el error de no haber leído ‘El Hobbit’, Saruman, Gandalf y otros de los Señores de la Tierra Media se reúnen para decidir sobre unos acontecimientos que tienen lugar en el sur del Bosque Negro. Sin embargo, aunque se menciona que esta reunión tiene lugar, no se relata, por lo que Saruman en realidad no aparece en la novela. Por tanto, de rodarse, se incluirían probablemente en la segunda película sobre esta novela.

Pues Christopher Lee ha movido ficha y… las noticias son agridulces. Sí, estaría encantado de encarnar de nuevo al más alto de los Istari, pero no desea viajar a Nueva Zelanda para rodar: está demasiado lejos, sería demasiado tiempo. Los cambios que se hicieron al personaje respecto a la novela pueden ser el auténtico motivo de fondo, pues a Lee no le gustaron en absoluto. Hay que recordar que este maestro de la interpretación es un purista de Tolkien, al que llegó a conocer personalmente en vida.

Pero a cambio ofrece una alternativa muy interesante, ya que se postula como posible voz para Smaug. Christopher Lee tiene una voz privilegiada, y es junto con Andy «Gollum/Smeagol» Serkis, uno de los motivos por los que hay que ver la Trilogía en versión original para disfrutarla realmente.

Vía | El Fenómeno
En Zona Fandom | Noticias sobre El Hobbit

Etiquetas

Alkar @bidorto

Vivo en las afueras de Málaga. El tiempo que me deja libre mi trabajo como analista acústico me gusta dedicarlo a la subcultura. No recuerdo cuando empecé a leer cómics pero por casa, en Jerez, siempre hubo tomos de Asterix y grapas de Mortadelo. Lo que realmente me abrió a la cultura alternativa fue una partida de Star Wars d6. Al poco estaba en la reunión inaugural del Club Dragom, en Jerez. Gracias a este grupo montamos varias jornadas y pude probar de todo: MERP, Rolemaster, Ragnarok, Runequest, AD&D, La Llamada de Cthulhu, Cyberpunk, Vampiro, Lobo, Mago, Fanhunter, Shadowrun, Mutantes en la sombra, Magic, Battletech, Mechwarrior, Warhammer… hasta ¡Niños!, El Juego de Rol de los Niños de Goma. En esa época me volví irremediablemente Tolkiendili, y adicto a la literatura épica y fantástica. Poco antes de mudarme a Málaga me presentaron a Pratchett, y comenzó la caza de ejemplares descatalogados en ferias de ocasión. Increíblemente, encontré a una malagueña que, sin ser rolera, comparte muchos de mis gustos y hace chistes sobre la Patrulla X. Aceptó casarse conmigo, aunque no me dejó cortar la tarta con Nársil. “Mola, pero es un muy grande. Quizás un sable de luz…”

Compartir este Artículo en