[Blog Wars] El sistema de aprendizaje de Matrix: I know kung-fu!

[Blog Wars] El sistema de aprendizaje de Matrix

Desde que empezamos este desigual enfrentamiento con los compañeros de Xataka, los editores de ZonaFandom tenemos arduos debates para decidir sobre qué hablar en nuestro turno. Tenéis que disculparnos, pero es que es tal la cantidad de gadgets de ciencia ficción que tenemos en la recámara… Además, como en el fondo tenemos aprecio por ellos, también tenemos que decidir qué gadgets dejarles a los pobrecicos míos. Y las mochilas de los cazafantamas nos parecieron tan obvias que dijimos, venga, para ellos.

Uno de los motivos por los que siempre vamos un paso por delante es por nuestro trasfondo friki. Para estar aquí hay que haberse criado con Star Trek o Galáctica Estrella de Combate. Si quisieran llegar a la altura de nuestro conocimiento sobre la ciencia ficción, sólo puedo recomendarles que se enchufen al sistema de entrenamiento y aprendizaje de Matrix. Es la única forma de que pudieran aprender lo suficientemente deprisa, para compensar la ventaja que les llevamos.

Recordemos que Matrix es un macro sistema informático distribuido, diseñado por las máquinas para mantener sometidos a los humanos y utilizarlos como fuente de energía. Para ello, más que nacer, los humanos son cultivados en inmensas granjas energéticas, con sus consciencias viviendo en un mundo virtual, que es Matrix. Las máquinas han descubierto que es la mejor forma de que los humanos produzcan la energía que necesitan.

Ahi va el curso de Babylon 5

Los humanos que logran escapar de esta simulación de la realidad conservan el implante cerebral que los conectaba a ella. A través de esta interfaz hombre-máquina (en el sentido más literal), pueden volver a conectarse a Matrix para tratar de recuperar a más humanos. Pero también pueden aprender cualquier técnica o conocimiento en cuestión de segundos.

Tan sólo hay que conectarse a través del implante a una simulación reducida de Matrix, descargar al cerebro el software necesario, y hala, ya sabes kung-fu, montar en moto, pilotar un helicóptero, hacer croché, o cancelar suscripciones al Círculo de Lectores: Aprendizaje instantáneo de técnicas que requerirían años de entrenamiento.

Creo que nuestros amigos de Xataka necesitarían unas cuantas sesiones, incluyendo el pack especial George Lucas, tres raciones de Star Trek, y cuarto y mitad de cine clásico de ciencia ficción. Sólo así habría equilibrio en las Blog Wars.

En Xataka | Blog Wars
En ZonaFandom | Blog Wars, pero mejor

Etiquetas

Alkar @bidorto

Vivo en las afueras de Málaga. El tiempo que me deja libre mi trabajo como analista acústico me gusta dedicarlo a la subcultura. No recuerdo cuando empecé a leer cómics pero por casa, en Jerez, siempre hubo tomos de Asterix y grapas de Mortadelo. Lo que realmente me abrió a la cultura alternativa fue una partida de Star Wars d6. Al poco estaba en la reunión inaugural del Club Dragom, en Jerez. Gracias a este grupo montamos varias jornadas y pude probar de todo: MERP, Rolemaster, Ragnarok, Runequest, AD&D, La Llamada de Cthulhu, Cyberpunk, Vampiro, Lobo, Mago, Fanhunter, Shadowrun, Mutantes en la sombra, Magic, Battletech, Mechwarrior, Warhammer… hasta ¡Niños!, El Juego de Rol de los Niños de Goma. En esa época me volví irremediablemente Tolkiendili, y adicto a la literatura épica y fantástica. Poco antes de mudarme a Málaga me presentaron a Pratchett, y comenzó la caza de ejemplares descatalogados en ferias de ocasión. Increíblemente, encontré a una malagueña que, sin ser rolera, comparte muchos de mis gustos y hace chistes sobre la Patrulla X. Aceptó casarse conmigo, aunque no me dejó cortar la tarta con Nársil. “Mola, pero es un muy grande. Quizás un sable de luz…”

Compartir este Artículo en