‘Big Hero 6’, perfección y sencillez

Big Hero 6 poster

Con la llegada de las fiestas navideñas, era bien obvio que Disney tenía que sacar la que sería su película familiar del año apoyándose de nuevo en esa doble intención de hacer un filme que pueda apasionar a los niños sin que haga sentir vergüenza ajena a los padres. En tierra de nadie a medio camino entre uno y otro estamos aquellos amantes de la subcultura que, de exigir algo, solicitamos de toda cinta animada de la productora una aventura suficientemente sólida que nos permita ir al cine sin temor a volvernos a casas con la sensación de que la Disney que queremos, aquella con la que crecimos, se esté malvendiendo. Si sois de ese grupo (y si no lo sois ya me diréis qué demonios hacéis leyendo esto) podéis estar tranquilos: si ‘Big Hero 6’ es indicativo de la forma en la que Disney se está “vendiendo” …que lo siga haciendo muchos años más.

Como suele ser habitual en las últimas películas de la casa de Mickey, cualquier apreciación sobre la experiencia de una de sus producciones animadas pasa por comentar primero el corto que le precede, en este caso Feast, una sencilla y divertida historia sobre el amor, la madurez y, en última instancia, la comida y el acontecimiento social que la engloba. Bebiendo tanto en técnica de animación y desarrollo de la historia de ‘Paperman’ (We love it!!), los responsables tras ‘Feast’ logran pulir sus asperezas y darle un soberbio acabado con un mensaje claro y directo que, además, cuenta incluso con unos precisos momentos de lagrimilla.

Big Hero 6 1

Entrando pues en materia con ‘Big Hero 6’, hay que empezar apuntando que la magnificencia de la cinta dirigida por Don Hall y Chris Williams no se basa precisamente en su profundidad narrativa ni en la originalidad de lo que plantea, pues nada distinto podemos ver en su metraje que lo separe de la temática de películas de superhéroes que los que rondamos esta página estamos acostumbrados a ver (tampoco podíamos esperar lo contrario considerando su paupérrimo material aviñetado de partida, porque vaya si era irregular el cómic escrito por Claremont). ¿Qué cuál es el planteamiento del filme? Pues una cosa como esta (ATENCIÓN, SPOILERS):

Niño prodigio mal enfocado en la vida
Niño prodigio reenfoca su vida e inventa algo innovador y útil
Niño prodigio pierde a su hermano y su invento en el mismo día
Niño prodigio descubre que su invento fue robado y se está usando contra el mal
Niño prodigio se une a amigos de su hermano fallecido para vengar su muerte y de paso salvar el mundo.

Innovador, ¿eh?

Ironías al margen, es muy evidente que ni el esquema de la historia ni el desarrollo posterior de la misma está llamado a romper patrones, e incluso en ciertos momentos tiene aspectos tan sumamente predecibles que te hacen recordar que, por más que pataleemos y por muy bien que sepa venderse a los adultos, en el fondo de ‘Big Hero 6’ sigue subyaciendo el interés por hacer cine para para los más pequeños. Esta cualidad no se circunscribe de forma exclusiva a la historia, sino que afecta, por ejemplo, a la práctica totalidad de los personajes secundarios, desde la madre hipercariñosa hasta el compañero en plan “nigga” pasando por la chica rebelde, la súper alegre o el despistado hiperactivo, ofreciendo todos ellos una multiculturalidad social y racial muy demandada en Estados Unidos que, sin aportar casi nada al corazón del relato, sirve al menos de reflejo del mundo en el que vivimos.

Big Hero 6 2

Es muy probable que a estas alturas os estéis preguntando “si todo está tan visto y es tan genérico, ¿por qué destacar esta obra?”. Fácil: porque toda su sencillez la ejecuta de forma sublime, podríamos decir que hasta perfecta. El desarrollo es sumamente divertido, entretenido y no da pie a que nos aburramos ni un momento. Bueno, siendo honestos, quizás habría que haber cortado la persecución en coche o la escena del primer vuelo, pero aparte de eso, no sientes como que sobrase nada y apenas podrías decir una o dos cosas que añadir para rubricar un mejor desarrollo. Incluso el excepcional cameo de Stan Lee encaja a la perfección y aporta un algo más a la obra que no se reduce a la aparición de uno de los ídolos friki por excelencia.

Cabe destacar, por supuesto, a los personajes principales, unos Hiro y Baymax que son capaces de transmitir una gran cantidad de emociones en una “actuación” que podría llegar a competir de tú a tú con cualquier superproducción de imagen real. La combinación de un Hiro que quiere saber lo ocurrido con su hermano y de un Baymax enternecedor e inocente en todo momento, hacen de ellos una de las mejores parejas de héroes que se les ha presentado a los peques en los últimos tiempos, ya que la empatía con estos personajes que sin haber nacido con habilidades especiales consiguen lo que consiguen a base del conocimiento y el estudio es mucho mayor que aquella que puedan tener en un momento dado con las capacidades superhéroicas de los tipos con mallas.

Big Hero 6 3

Ello no quita, no obstante, para que en última instancia se logre obviar una de los más claros objetivos de la cinta (¿qué esperabais? Es Disney), y es que está tan diseñada para producir merchandising que cada detalle de la proyección te lo grita a la cara, ya sea en lo que atañe a los personajes, ya a la idea que arropa a Sanfrasokio, esa ciudad a caballo entre San Francisco y Tokyo llamada a mezclar a los fans de los héroes americanos y del cómic japonés. ¿Eso es malo? Para nada, la fusión resulta muy natural y desentona lo justo para “quedar bonito” (¿Quién seguiría con decoración de pagodas en un futuro con alta tecnología robótica?).

Con un final bien posicionado para dejar entrever su talante abierto a más que posibles secuelas (¿alguien ha dicho serie de televisión? es más, ¿alguien ha dicho serie de televisión 2D?) no debería caber duda de que, a pesar de sus “deslices”, ‘Big Hero 6’ es una película de superhéroes sencilla y directa perfectamente orquestada, nunca arriesga de más y lo poco que hace lo clava. Seguramente acabes la película y te levantes para aplaudir como un poseso y al llegar a casa busques en tiendas online a tu héroe favorito de la película. Si es así, los ejecutivos de la Disney habrán cumplido, una vez más su objetivo, seguir amasando dinero. Pero lo cierto es que, con cintas de esta calidad, ¿a alguien le importa?

Disclaimer: La reseña se basa en un visionado de la película en 3D en versión original. Puede haber ligeros cambios debido a la localización del título a España.

Big Hero 6

    Lo bueno

  • Sobresaliente ejecución de la historia
  • La pareja de Hiro y Baymax se complementa
  • Notable elenco de secundarios y un “malo” con un motivo justificable

    Lo malo

  • Poco riesgo a la hora de innovar
  • Poco desarrollo de secundarios

Etiquetas

Naruedyoh @naruedyoh

Amante del cómic, aunque con inclinaciones hacia los productos provenientes de Japón. Con solamente 22 años, aún me queda por aprender mucho, pero las ganas no me las quita nadie (odio parecer un hipster, pero es así). Cuando no me gusta algo, una parte en el fondo de mí hace que quiera que me guste, pues significaría que se ha hecho lo suficientemente bien. Con cómics y juegos en las estanterías desde los tres años.

Compartir este Artículo en

4 Comentarios

  1. Tengo entradas para el preestreno! Ganas de peli (y de vacaciones de navidad ya de paso)

  2. De lo que suelen adolecer las películas Disney es de tener malos planos y muy ‘malvados’. Es decir, son malos porque sí, o si no les dan una excusa barata para que lo sean. EJ: el malo de Guardianes de la Galaxia era vergonzoso.
    Que se destaque que esta vez el malo tiene sentido de ser, me motiva a verla.

    • De hecho juega con esa idea, por el malo parece querer serlo por tener poder y ya, pero aquí el poder es un medio para conseguir un fin. Eso sí, nada espectacular

Deja un Comentario