‘Avatar’, la espera ha merecido la pena

«Te veo…» – Neytiri

James Cameron lo ha vuelto a hacer. ‘Avatar’ es un golpe en la mesa con el que nos recuerda que George Lucas y Steven Spielberg no son más que aprendices comparado con él cuando de ciencia ficción se trata, y es que el director de ‘Abyss’, ‘Aliens’ y ‘Terminator 2’ aún tiene mucho que aportar a un género mancillado con demasiada frecuencia por un buen número de autores sin el menor atisbo de talento.

‘Avatar’ nos pone en la piel de Jake Sully (Sam Worthington en su mejor papel hasta la fecha), un veterano marine que quedó parapléjico tras caer herido en combate y que es enviado al planeta Pandora para ocupar el lugar de su difunto hermano. Su misión es la de ganarse la confianza de los Na’vi, una estilizada raza humanoide de tres metros de altura nativa del planeta, para convencerlos de que trasladen su principal asentamiento a otro lugar lejos de los intereses mineros de la compañía RDA. Para ello, Jake debe traspasar su consciencia a su avatar, un cuerpo creado utilizando una combinación de su propio ADN (el de su hermano en realidad, compatible con el suyo) y el de los Na’vi, que le permitirá caminar y respirar sobre la exuberante y frondosa superficie de Pandora como uno de ellos.

Por supuesto, los intereses de los Na’vi y la corporación minera son dificilmente reconciliables y la relación que empezará a mantener Jake con Neytiri, la hija del jefe de la tribu encargada de adiestrarle en su cultura y costumbres, le terminarán poniendo en una situación en la que tendrá que escoger entre los seres que ha aprendido a amar y comprender, y su propia especie, egoísta, ciega y cínica.

Probablemente habréis notado las similitudes con un buen número de películas de menor o mayor calado como ‘Bailando con lobos’ (1990), ‘Pocahontas’ (1995) o más recientemente ‘El último samurái’ (2003), y es que ‘Avatar’ bien puede ser considerada como la undécima fustigación por la persecución de la que fueron víctima los indios americanos. Esto, que a priori no es algo necesariamente malo, sí que afecta a la película haciéndola absolutamente previsible, pero lo que en manos de cualquier otro director sería un completo fracaso, en las de Cameron no es más que una pequeña falta que espero sea compensada en los (recemos) futuros viajes a Pandora.

Conseguir dejarnos con ganas de más después de ver una película de cerca de tres horas es algo que no está al alcance de cualquiera y si bien es cierto que la historia de ‘Avatar’ es su mayor punto flaco, también lo es que la agilidad de su narrativa y la grandiosidad de sus secuencias la convierten en obra maestra instantánea para todo aquel que se entregue a la experiencia.

En definitiva, una película imprescindible para cualquier amante de la ciencia ficción, un espectáculo para el que la espera ha merecido la pena, y una excusa fantástica para acudir de nuevo al cine sin importar si es o no en 3D. Pandora es un mundo tan rico en detalles que cada planta, cada animal, deja huella en el espectador haciendo que nos preguntemos y nos preocupemos por si volveremos a verlos respirar en la pantalla. Espero que sí.

Galería de fotos

(Haz click en una imagen para ampliarla)

3841035755_8c37b9347d_o.jpeg
3841035941_11a6393f5e_o.jpeg
3841036115_f6610b2043_o.jpeg
3841036193_48cfa238ae_o.jpeg
3841828050_47f194a320_o.jpeg
3841828630_3877b660e2_o.jpeg
4054023175_e4a20e4a5b_o.jpeg
4054023381_1225013425_o.jpeg
4054023513_5b219f26ab_o.jpeg
4054023555_2fafbbc0af_o.jpeg
4054081217_c8f20da0e7_o.jpeg
4054081533_4933bd2161_o.jpeg
4054081733_349da6755e_o.jpeg
4054765282_dcb37b0348_o.jpeg
4054822256_5d3b2e3463_o.jpeg
4054823306_f6f642074c_o.jpeg
4054824236_096e08c65d_b.jpeg
4054882566_fc4201c289_o.jpeg
4054882592_736a3dbffd_o.jpeg
4054882634_8f21ae92fa_o.jpeg
4054882656_c46f307bba_o.jpeg
4054882718_4fd243bb4f_o.jpeg
4116455578_0570377f58_o.jpeg
4151027001_7f5bee2b01_o.jpeg

Etiquetas

Miguel Michán @miguelmichan

He visto más películas de ciencia ficción y terror de las que mis padres deberían haber permitido. He pasado noches en vela encarnando a un poderoso mago neutral malvado. He llorado con algún que otro juego de Square. Y hasta llegué a convertir mi pasión por el manganime y la cultura japonesa en una forma de ganarme la vida cuando, en Noviembre de 2000, creé Shirase, una revista especializada que dirigí durante tres años mientras colaboraba en las revistas Dokan y Minami. Así que sí, puede decirse que llevo con orgullo eso de ser un friki como la copa de un pino. ¡A mucha honra!

Compartir este Artículo en