Así serán los primeros 12 minutos de Watchmen (y algunas novedades)

Escena de Watchmen

Un grupito de suertudos han sido invitados a los estudios de Warner Bros. en Hollywood para asistir a la proyección de los primeros 12 minutos de Watchmen, y a otros fragmentos seleccionados, hasta completar 25 minutos de metraje. Después pudieron entrevistar a Zack Snyder y a otros miembros del equipo de rodaje. Pero vamos a la chicha del asunto… ¿cómo será el arranque de Watchmen? Ni que decir tiene que ¡ahí van spoilers!

Los logotipos de las productoras abren el metraje, pero convenientemente convertidos en tonos amarillos sobre negro. Un «smiley» en la solapa de un vendedor de periódicos en la calle. La cámara sube y entramos en el apartamento de Edward Blake. Calcando las viñetas, El Comediante está sentado, solo.

La escena rebosa referencias: un poster tipo «pin-up» estilo años 50 de Sally Júpiter en la pared, un discurso de Nixon en la tele hablando de un «Reloj del Día del Juicio» y de las tensiones con Rusia, y la presentación del Doctor Manhattan como la mejor defensa en la Guerra Fría.

Volvemos al apartamento de Blake, que cambia de cadena para ver una película mientras suena «Unforgettable». Nat King Cole sigue cantando mientras un asaltante enmascarado rompe la puerta y lucha contra Blake, durante más tiempo que en el comic.

El combate acaba con Blake derrotado y con sangre cayendo desde la mejilla hasta su «smiley». Es arrojado, destrozando la ventana y cayendo al asfalto. La chapita cae a cámara lenta, aterrizando a su lado, antes de ser rodeada por un charco de sangre.

Minute Men

Bob Dylan canta «The Times, They Are A’Changin'» mientras pasan los créditos de apertura, comenzando con una foto de grupo al estilo años 50 de los Minute Men. Se nos presenta entonces la historia de los superhéroes en esta realidad alternativa, con muchas tomas de las contrapartidas de importantes eventos históricos: Doctor Manhattan dándole la mano al presidente Kennedy (con imágenes reales de archivo), y al Comediante asesinándole en Dallas.

También vemos a Silueta besando a una enfermera al acabar la Segunda Guerra Mundial, un guiño lésbico a la famosa foto de LIFE), y una imagen de su asesinato. Después, Ozymandias posa junto a la conocida Studio 54. El Enola Gay pasa volando, con una imagen de Sally Júpiter pintada en su fuselaje. Andy Warhol y Truman Capote muestran un cuadro en el que se reconoce a Búho Nocturno. Doctor Manhattan sobre la superficie de la luna, grabando a Armstrong y Aldrin. La fiesta de jubilación de Sally, imitando a «La Última Cena» de Da Vinci.

El flash histórico acaba con la nueva generación de superhéroes haciéndose la misma foto que los Minute Men, 30 años después. Entonces la cámara da paso a una tienda de televisores, y en su cristal un grafiti: «WHO WATCHES THE WATCHMEN?». Un cocktail molotov atraviesa el cristal y las llamas lo inundan todo.

El Comediante, Dr. Manhattan y Ozymandias

A partir de aquí se mostraron escenas de salteadas de la película, como el monólogo de Doc Manhattan en Marte, con los flashbacks del parque de atracciones con Janey, el accidente del laboratorio, y los primeros contactos con el gobierno para que participara en la guerra de Vietnam. En la guerra le vemos destruir tanques, pueblos y personas. Se conoce cómo engañó a su esposa con Laurie, segunda Silk Spectre, y cómo huyó a Marte para escapar de la humanidad. Finalmente, se muestra todo su poder mientras crea el palacio dorado en el desierto rojo marciano.

La última escena recoge a Búho Nocturno y Laurie después de que hubiera temita en la Owl Ship, tomando la decisión de sacar a Rorschach de la cárcel. La Owl Ship aterriza en la prisión, provocando una revuelta mientras Rorschach es liberado de su celda. Un enano huye de éste hasta un baño. Se ve como le arrincona, cierra la puerta, y tras un silencio suena una cisterna mientras Rorschach reaparece. Agua y sangre brota bajo la rendija de la puerta.

El Reloj del Juicio Final sigue su curso…

Vía | Un post en Uruloki, que me llevó hasta Coming Soon
En ZonaFandom | Nos mordemos las uñas esperando Watchmen

Etiquetas

Alkar @bidorto

Vivo en las afueras de Málaga. El tiempo que me deja libre mi trabajo como analista acústico me gusta dedicarlo a la subcultura. No recuerdo cuando empecé a leer cómics pero por casa, en Jerez, siempre hubo tomos de Asterix y grapas de Mortadelo. Lo que realmente me abrió a la cultura alternativa fue una partida de Star Wars d6. Al poco estaba en la reunión inaugural del Club Dragom, en Jerez. Gracias a este grupo montamos varias jornadas y pude probar de todo: MERP, Rolemaster, Ragnarok, Runequest, AD&D, La Llamada de Cthulhu, Cyberpunk, Vampiro, Lobo, Mago, Fanhunter, Shadowrun, Mutantes en la sombra, Magic, Battletech, Mechwarrior, Warhammer… hasta ¡Niños!, El Juego de Rol de los Niños de Goma. En esa época me volví irremediablemente Tolkiendili, y adicto a la literatura épica y fantástica. Poco antes de mudarme a Málaga me presentaron a Pratchett, y comenzó la caza de ejemplares descatalogados en ferias de ocasión. Increíblemente, encontré a una malagueña que, sin ser rolera, comparte muchos de mis gustos y hace chistes sobre la Patrulla X. Aceptó casarse conmigo, aunque no me dejó cortar la tarta con Nársil. “Mola, pero es un muy grande. Quizás un sable de luz…”

Compartir este Artículo en