‘Alien vs Ninja’, ¿por qué conformarse con uno cuando puedes tener a los dos?

¿Qué tienen en común Takashi Miike (Yatterman), Yoshishiro Nishimura (Tokyo Gore Police), Noboru Iguchi (Machine Girl), Sion Sono (Suicide Club) o Yuji Shimomura (Death Trance) además de ser conocidos por su pasión por los miembros amputados y los chorros de sangre a presión? Pues que todos ellos formarán parte de Sushi Typhoon, el nuevo sello del estudio japonés Nikkatsu bajo el que la compañía producirá la próxima hornada de cine ultraviolento nipón.

La maquinaria parece estar bien engrasada por que el primer proyecto ya se encuentra en marcha con Alien vs Ninja: Érase una vez en Japón, existía una banda de grandes guerreros Ninja conocidos como los Iga Ninja. Un día presencian un relampago en el cielo y como una gigantesca bola de fuego choca en un bosque lejano. Los guerreros se adentran en la espesura del bosque para identificar la misteriosa bola de fuego, pero en vez de encontrarse con un enemigo corriente tendrán que hacer frente a unas criaturas nunca vistas con garras y colmillos… ¡extraterrestres! El combate es tan brutal que solo logran sobrevivir unos pocos guerreros que junto a Yamata, el líder del clan, jurarán venganza contra el mayor desafío al que jamás se han enfrentado.

Esta nueva obra de Yuji Shimomura en compañía del guionista de Death Trance, Seiji Chiba contará con un reparto formado por nombres como Masanori Mimoto, Shuji Kashiwabara, Donpei Tsuchihira, Mika Hiji, Yuki Ogoe y Ben Hiura. Aunque aún se encuentra en producción, Nikkatsu ha mostrado algunas secuencias en bruto de lo que llevan grabado y parece que cumple las expectativas: sangre, acción, ninjas y una versión barata de Aliens pasada por el filtro de Tokyo Gore Police. Solo espero que sea mejor que Zombie vs. Ninja.

Vía | Twitchfilm

Etiquetas

Miguel Michán @miguelmichan

He visto más películas de ciencia ficción y terror de las que mis padres deberían haber permitido. He pasado noches en vela encarnando a un poderoso mago neutral malvado. He llorado con algún que otro juego de Square. Y hasta llegué a convertir mi pasión por el manganime y la cultura japonesa en una forma de ganarme la vida cuando, en Noviembre de 2000, creé Shirase, una revista especializada que dirigí durante tres años mientras colaboraba en las revistas Dokan y Minami. Así que sí, puede decirse que llevo con orgullo eso de ser un friki como la copa de un pino. ¡A mucha honra!

Compartir este Artículo en