A Dave Gibbons sí le gusta la adaptación de Watchmen

Dave Gibbons

Ya comentamos que Alan Moore no quería saber nada de la adaptación que Zack Snyder está haciendo de su obra cumbre, Watchmen. Pero Moore no es el único detrás de la novela gráfica más aclamada, que a los lápices se encontraba Dave Gibbons.

Mientras que Moore se ha desligado por completo, pidiendo que su nombre ni aparezca en los créditos, Gibbons da su apoyo al proyecto cinematográfico. ¿Recordáis que hablamos de los 25 minutos que se adelantaron de la película? Pues Gibbons estuvo en la rueda de prensa con Snyder y justificó los motivos de Moore:

Es muy simple. Alan ha tenido experiencias en el pasado que no ha disfrutado, y no quiere tener ninguna más que probablemente no disfrutaría. Así que, comenzando con V de Vendetta, y con Wathcmen, ha pedido que su nombre no aparezca y que no se le involucre con ellas de ninguna forma. Así que no hay nada específico acerca de esta producción en lo que Alan sea «anti».

Y sobre su propio interés en Wathcmen, Dave está fascinado con el material al que ha tenido acceso.

Soy único en el mundo viendo esto, porque basado en lo que leí en los guiones de Alan, yo rodé en una especie de peliculita en mi cabeza sobre cómo funcionaría y los momentos que tomar para diseñar el conjunto. Así que sentarme en una sala oscura y ver cómo se desarrolla, es fácil confundirlo con la sensación de estar en mi propia mente, particularmente porque eso es precisamente lo que dibujé.

Gibbons añadió que Watchmen fue concebido como una novela gráfica, y justo eso es Watchmen (la película). Pero lo que ha visto, por descontado más que esos 25 minutos, es genial. Si simplemente hubiese sido una traslación casi literal de las páginas a la pantalla, no sería tan buena como es, pero Zack ha sabido coger las riendas y hacer una película condenadamente buena. Definitivamente, a Gibbons sí le gusta la adaptación

Vía | SciFi Weekly
En ZonaFandom | ¡Queremos ver Watchmen!

Etiquetas

Alkar @bidorto

Vivo en las afueras de Málaga. El tiempo que me deja libre mi trabajo como analista acústico me gusta dedicarlo a la subcultura. No recuerdo cuando empecé a leer cómics pero por casa, en Jerez, siempre hubo tomos de Asterix y grapas de Mortadelo. Lo que realmente me abrió a la cultura alternativa fue una partida de Star Wars d6. Al poco estaba en la reunión inaugural del Club Dragom, en Jerez. Gracias a este grupo montamos varias jornadas y pude probar de todo: MERP, Rolemaster, Ragnarok, Runequest, AD&D, La Llamada de Cthulhu, Cyberpunk, Vampiro, Lobo, Mago, Fanhunter, Shadowrun, Mutantes en la sombra, Magic, Battletech, Mechwarrior, Warhammer… hasta ¡Niños!, El Juego de Rol de los Niños de Goma. En esa época me volví irremediablemente Tolkiendili, y adicto a la literatura épica y fantástica. Poco antes de mudarme a Málaga me presentaron a Pratchett, y comenzó la caza de ejemplares descatalogados en ferias de ocasión. Increíblemente, encontré a una malagueña que, sin ser rolera, comparte muchos de mis gustos y hace chistes sobre la Patrulla X. Aceptó casarse conmigo, aunque no me dejó cortar la tarta con Nársil. “Mola, pero es un muy grande. Quizás un sable de luz…”

Compartir este Artículo en