’20th Century Boys’, comentarios del director y nuevos datos sobre su edición en DVD

20th Century Boys

Como sabréis, ayer pudimos confirmar que la adaptación cinematográfica de ‘20th Century Boys’ se editará próximamente en nuestro país de la mano de Mediatres Estudio y tras ponernos en contacto con sus responsables hemos conseguido algunos datos adicionales.

Aunque el precio y los extras de la edición que se pondrá a la venta el 26 de octubre sigue siendo una incógnita, sí que hemos sabido que los tres volúmenes que componen la trilogía se venderán en formato pack sin opción de comprarlas por serparado. El pack incluirá un libreto con información especial sobre las películas y el manga, además de un análisis escrito por Angel Sala, director del Festival de Cine Fantástico de Sitges, donde se proyectaron las tres películas a lo largo de las ediciones de 2008 y 2009.

Dicho esto, solo queda ofreceros el fragmento del libreto correspondiente a los comentarios del director, Yukihiko Tsutsumi, responsable también de la adaptación del manga de Harold Sakuishi, ‘BECK: Mongolian Chop Squad’ cuyo estreno en Japón está previsto para el próximo 4 de septiembre.

‘20th Century Boys’, comentarios del director

Capítulo 1: El principio del fin

Antes de que me propusieran dirigir la saga, ya había leído el manga y me había parecido apasionante. Pude identificarme con muchos elementos de la historia porque pertenezco a la misma generación que los personajes. La forma en que los niños jugaban entonces y su interés por la nueva música que estaba surgiendo. La primera guitarra eléctrica que Kenji tuvo es una “Greco Telecaster” amarilla que le compró su hermana. La toca de adulto para rememorar su etapa de niño. ¡Es la misma guitarra que yo tuve cuando era pequeño!

Una de las cosas que tenía claras al plantearme la película fue que… ¡Tenía que ser un fundamentalista del manga original! (risas) El manga era tan bueno que pensé que lo adecuado era calcar la historia sin ningún cambio. Quería que se pudiera ver la película y al mismo tiempo poder leer el manga, pero supongo que es muy difícil en un cine sin luz… (risas) Usé páginas del manga como storyboard e incluso dupliqué algunas escenas con el mismo punto de vista que en el manga.

El mundo construido para este manga es como una fortaleza impenetrable. Sólo con cambiar un pequeño detalle, podía resultar desastroso. La historia es compleja y está muy bien cerrada por lo que era importante mantener cualquier detalle: por ejemplo, si en el manga un dedo estaba señalando hacia una dirección, en la película tenía que ir en la misma dirección, o el significado podría cambiar. El manga original ya es muy cinematográfico pero el lenguaje visual no deja de ser distinto entre el manga y la película así que a veces tuve que modificar algunas cosas para hacerlo más cinematográfico.

El tema subyacente de la película es el rock. Es una película de rock’n’roll camuflada. Dediqué mucho tiempo a las escenas del concierto de Amigo y las escenas en las que Kenji toca la guitarra. La historia gira alrededor de un hombre cuyo sueño de ser una estrella del rock nunca cuajó; un hombre que vive desencantado con una vida de lo más anodina, pero pronto recuerda lo que solía alimentar su pasión. La escena de Kenji tocando la guitarra en la calle, justo en vísperas de la gran destrucción es simbólica. La guitarra es una Martin, muy conocida dentro del mundillo, que de hecho es mía.

Hay mucho sub-temas… La historia explica el proceso de una secta religiosa que toma el poder de una manera similar al nazismo. También se ocupa del tema de la infancia perdida y la pérdida de la inocencia. Analiza la situación de Tokio en el cambio de siglo. Prevé el futuro y gira la vista atrás al pasado, concretamente de la década de los 70. Cada uno de estos elementos podría perfectamente inspirar una película por sí mismos. El manga original fue escrito escena por escena y refleja una increíble imaginación. Quería que la película fuera un homenaje, así que rodé la película con la mayor de las imaginaciones posibles.

Capítulo 2: La última esperanza

Al editar la película me di cuenta de que ¡había creado un monstruo! Al rodar el primer Capítulo, nuestra principal premisa era ser lo más fiel posible al manga original e inyectarle el espíritu del rock’n’roll. El segundo Capítulo es radicalmente diferente. Los acontecimientos saltan constantemente en el tiempo y el espacio. Así a la hora de editar fue realmente un “copiar y pegar” y mezclar escenas añadiendo o cortando diálogos. El montaje inicial sufrió muchos cambios; fue un proceso largo pero muy emocionante.

La película gira en torno al secreto de El Nuevo Libro de las Profecías y las acciones de Kanna. La historia tiene un alto contenido de suspense ya que Kanna abre la caja de Pandora, poniendo en peligro su propia vida. El misterio va en aumento: ¿quién es el padre de Kanna? ¿quién es el salvador? ¿quién es Amigo? Nuevos personajes se integran en la historia revelando nuevos secretos, haciendo la historia aún más compleja.

Hay numerosos protagonistas y antagonistas. Están Kanna, Sadakiyo, Yamane, Otcho, Yukiji, Yoshitsune, Chono, Kyoko Koizumi, Kakuta y otros. Tuvimos que crear episodios concretos para cada uno de ellos con sus propias historias personales.

Tenía un gran respeto por la obra que habían creado Naoki Urasawa y Takashi Nagasaki. Mi trabajo era trasladar su trabajo a la gran pantalla de la forma más real posible. Tenía un gran interés en construir el Japón futurista del año 2015 con efectos digitales. Las localizaciones fuera del país (Nueva York, Londres, París, Roma, Pekín…) me dieron la oportunidad de mostrar la posición de Japón en un mundo futuro. Kabuki-cho, Shinjuku en 2015 es realmente una amalgama de civilizaciones así que tuvimos que contratar a extras de multitud de países. Con tal cantidad de escenas situadas por todo el mundo y con tantos extras, la película se convierte en algo de una escala inigualable.

Capítulo 3: Redención

Cuando hice el Capítulo 2, me dije a mí mismo que había creado un monstruo. Ahora en el Capítulo final, ¡el monstruo está fuera de control!

Centré mis esfuerzos en hacer cada episodio lo más detallado y fácil de seguir posible. En esta película, muchas de las preguntas que se arrastran de los dos primeros Capítulos encuentran su respuesta. ¿Cómo sobrevivió Kenji a la explosión? ¿Cómo sobrevivió Amigo a la caída? ¿Quién es el misterioso niño con máscara? Y la más importante: ¿por qué Amigo se convirtió en Amigo?

Quisiera agradecer a todos los actores que “sobrevivieron” al rodaje que duró un año. Hicieron un gran esfuerzo por entrar en este fantástico mundo, otorgando vida propia a sus personajes. Mi gratitud a todo el equipo también, que se esforzó al máximo. El equipo de efectos especiales ha trabajado por encima de los estándares convencionales.
Sus investigaciones en el campo del diseño y la animación para conseguir que el robot que anda fue exhaustivo.

En la “escena clímax” del concierto, esperaba que el público llorara cuando oyera la música. La liberación de todas esas personas al escuchar la música y liberarse de toda la opresión que han debido de soportar durante años, fue mágica para mí. Y lo más interesante es que el músico no es una estrella, sino un simple hombre de mediana edad que consigue con su música emocionar a todos. Esa es la manera como quería que se desarrollara la escena.

Al inicio tenía un plan. En el Capítulo 1, era un fundamentalista del manga así que hice la película lo más fiel posible al original. En el Capítulo 2, quise mantener al público expectante e interesado por la multitud de tramas misteriosas. Y finalmente en el Capítulo final todas las preguntas planteadas encuentran su esperada respuesta. Siempre imaginé la escena del concierto como el clímax de la trilogía.

En Zona Fandom | ‘20th Century Boys’, notas de producción

Etiquetas

Miguel Michán @miguelmichan

He visto más películas de ciencia ficción y terror de las que mis padres deberían haber permitido. He pasado noches en vela encarnando a un poderoso mago neutral malvado. He llorado con algún que otro juego de Square. Y hasta llegué a convertir mi pasión por el manganime y la cultura japonesa en una forma de ganarme la vida cuando, en Noviembre de 2000, creé Shirase, una revista especializada que dirigí durante tres años mientras colaboraba en las revistas Dokan y Minami. Así que sí, puede decirse que llevo con orgullo eso de ser un friki como la copa de un pino. ¡A mucha honra!

Compartir este Artículo en